Astrologia Vedica

Astrologia

¿Cómo se Origina?

Conocida como Jyotish o Jyotirveda, la Astrología Védica nació en India hace más de 5.000 años, donde se distingue como “Ciencia de la Luz”, formando parte de las Sagradas Escrituras, tales como los Vedas, los Upanishads y demás Sutras.

En la Antigüedad, el Jyotish era aplicado por los Sabios o Rishis de forma conjunta con la Medicina Ayurveda, tanto para hacer predicciones como para restablecer la salud de los consultantes, y uno de sus fines era aliviar ciertas experiencias o eventos dificultosos en la vida. En aquella época, cada rey tenía su astrólogo personal que, a su vez, actuaba como consejero. Por supuesto, cumplía y cumple con una amplia tradición académica reconocida. Actualmente, el Jyotish es la práctica de estudio del movimiento de los planetas y estrellas fijas, junto a los eventos que experimentamos en nuestra vida presente en la Tierra.

¿De qué trata?

¿Qué diferencias tiene con la astrología occidental?

Por lo general cuando le preguntamos a alguna persona por su signo en la India, la coincidencia entre la respuesta y la fecha de cumpleaños sería nula. En la astrología védica, la que se practica en la India, el signo que más  se observa no es el solar sino el lunar, un astro que no hace referencia al ego sino a la mirada que tenemos de la vida. Ese detalle que enseguida salta a la vista, es solo una de las muchas diferencias que tienen la astrología occidental y la védica.

En Astrología védica una situación en la que me encuentro muy a menudo con mis clientes y personas fundamentalmente occidentales que se interesan por mi trabajo es cuando me dicen el signo al cual pertenecen con afirmaciones como “yo soy Tauro” o «mi signo es Leo».

En la cultura “occidental”, la Astrología que nos resulta conocida es precisamente esta y, cuando hablamos de los signos a los que pertenecemos, nos referimos a signos solares calculados mediante el sistema occidental. Pero para la Astrología védica estas afirmaciones no son válidas; el Tauro occidental no es el Tauro en la Astrología védica o el lugar que ocupa un planeta no es el mismo en los dos sistemas; os explico por qué:

La aclaración se centra en que la Astrología védica utiliza el sistema llamado “sideral” donde la posición de los planetas se establece con respecto al telón de fondo formado por determinadas “estrellas fijas” que componen las constelaciones.

Detrás de los mismos signos y planetas, con algunos elementos más como el karma, el DHARMA O LOS NAKSHATRAS  (27 estrellas que condicionan una carta tanto como los otros elementos), se esconde una astrología diferente, e incluso complementaria a la que conocemos.

¿Qué es lo que se evalúa principalmente en la astrología occidental?

Lo que se va a tratar de definir es la identidad: personas que comparten el signo, van a tener rasgos comunes de identidad. Acá lo que se mira es la energía y el propósito de vida de una persona, algo que es mucho más amplio pero es muy concreto también», detalla Beck.

Antes de fundar Bindi, su escuela de astrología védica, palmistry y tarot, Beck fue contadora, carrera de la que se empezó a apartar cuando estudió astrología tradicional y tarot.Ni predicciones ni patrones de personalidad, el Jyotish (nombre con el que también se conoce a esta práctica) tiene otro enfoque, que solo puede entenderse a partir de la lectura de la carta astral de cada persona.

La Astrología védica se enfoca básicamente en la posición actual y real de las estrellas y de las constelaciones que forman el zodiaco, mientras que la Astrología occidental se construye sobre un zodiaco que no es actual y que, respecto al védico, viaja lentamente hacia atrás en el espacio como una función del tiempo.

Este movimiento “retrógrado” es debido a un fenómeno llamado “precesión de los equinoccios”; sin entrar en detalles,  se define como el movimiento que realiza el eje de rotación de la Tierra alrededor del eje de la eclíptica o trayectoria “aparente” del Sol.

Considerando que el punto inicial de un zodiaco es el primer punto de Aries, debido a la precesión,  este punto del zodiaco occidental en el año 2015 se sitúa con respecto al védico o sideral en aproximadamente 24 grados y 4 minutos “hacia atrás” o dicho de otra forma, en 5 grados y 26 minutos en Piscis. Una diferencia que en la Astrología védica se llama Ayanamsha para la que, dada su importancia, el propio gobierno de la India ha establecido una forma de cálculo oficial.

Este movimiento “retrógrado” del primer punto del zodiaco occidental se hace a razón de 1 grado cada 71,585 años. Por lo que como se encuentra situado en 5 grados y 26 minutos de Piscis, para la Astrología védica estamos actualmente en la era de Piscis y todavía queda para terminar y entrar en la famosa era de Acuario unos 391 años.

¿Nos preguntamos? ¿Cuáles son las coincidencias entre el zodiaco tropical y el zodiaco sideral?

Estas se  producen aproximadamente cada 25.770 años, que dividido entre 12 signos da como resultado 2.147 años para cada era. La última vez que coincidieron fue aproximadamente en el 285 después de Jesús.

Esta es una de las diferencias importantes entre el sistema occidental y la Astrología védica y el motivo por el que afirmar “Yo soy Tauro” utilizando el sistema de determinación occidental no es válido para la Astrología védica ya que las posiciones de todos los objetos celestes incluidos el Sol y la Luna difieren con el occidental en este momento aproximadamente en 24 grados.

Casi todos los acontecimientos astrológicos tampoco coinciden entre los dos sistemas. Por ejemplo el pasado 23 de septiembre de 2015 tuvo lugar en el hemisferio norte el equinoccio de otoño y en el sur el de primavera. Para el sistema occidental estos equinoccios se producen siempre cuando el Sol se sitúa en el primer punto de Libra. En cambio, para la Astrología védica y como consecuencia de incorporar la precesión, el primer punto de Libra no esta actualmente en este signo sino en Virgo. De ahí que el Sol en estos equinoccios no estuviese en Libra sino en su vecino Virgo, algo que también se pudo comprobar mediante observación directa del cielo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *