Vidas pasadas y el Karma

Astrologia

¿Por qué una persona trae un don de nacimiento, como por ejemplo, destreza para la música? ¿Por qué otra posee una limitación constante, con el tema económico, con la pareja, con el trabajo, con la comunicación? «Es karma», se escucha a menudo sobre algo que se nos hace particularmente difícil que nos desvela.  Más allá de las terapias de vidas pasadas (que son bastante utilizadas para que indiquen que hemos sido en otras vidas…,  pidiéndo al respecto una ciega confianza), la Astrología por supuesto que tiene algo que decir.

La traducción del cielo en la carta natal no siempre tiene el mismo significado, cada astrólogo posee una línea personal de interpretación. Y la lectura astral sobre lo kármico es siempre una posibilidad, una aproximación. 

La astróloga Mónika Correia nos explica, por ejemplo, que «Sí, al leer las pistas que nos ofrece el cielo natal, realizamos una interpretación kármica, lo que vemos es el resultado de las experiencias pasadas, la meta de la vida presente y el destino por seguir. Así, la Astrología Kármica revela el movimiento del alma a través de las distintas vidas precedentes y nos muestra el sentido en cual se dirige». Veámos algunos de estos conceptos

¿Qué se entiende por karma? ¿Cómo se manifiesta?

Tal cual como pasa con una botella que arrojamos desde la orilla y las olas la devuelven a la playa, asi se manifiesta en la vida el karma. Es un sistema interactivo y cooperativo híper justo, valga el término,  en el cual se vive: “..La ley de acción y reacción”, similar a un bucle sin fin.

Todo lo que movemos; ya sea en el plano emocional, en el mental o mediante nuestras acciones cotidianas, se nos retorna de manera inevitable.

Generalmente se utiliza la palabra «karma» con sentido negativo, como algo que adeudo, y no se registra que la suerte que se tiene o incluso el bienestar que disfrutamos es también el resultado visible de haber realizado lo correcto.

En realidad, la forma de lograr mejores condiciones de vida es simple: Ser generosos la suficiente cantidad de tiempo y por supuesto comenzaremos a recibir generosidad de parte de otras personas y de parte del Universo mismo – terminamos llamando ese premio a nuestras acciones, “un milagro -: alguien que nos ayuda desinteresadamente, un billete en la calle, el trato gentil de un empleado público, el encuentro con un gran amor.

Cuando se lee la carta de una persona no se debe leer cómo a alguien recién llegado al planeta, sino como a alguien quien tiene un largo recorrido, una larga historia. Por eso se debe entender que esa carta es el resultado de su recorrido anterior y me señala al mismo tiempo la potencialidad que tiene su vida actual. Es decir que, en este tipo de lectura, los planetas que están directos son un tesoro que la persona ha logrado gracias al uso correcto de la energía que representan.

Por ejemplo, si Venus está directo significa que la persona sabe amar o sabe valorar el tema del signo y casa en la que se encuentra. Y si Venus está retrógrada tiene que aprender a amar o valorar alguna de las cuestiones de ese signo o casa.

La información kármica de la carta natal completa las percepciones e intuiciones de quien la consulta. Ofrece respuesta a hechos que muchas veces se sienten como injustos o como bloqueos que incomodan.

Reparemos el Karma

Lo bueno es saber que, una vez que se entiende, que siempre se puede reparar el karma o compensar la situación que lo originó y de esa manera aliviar lo que se está viviendo actualmente. 

La función del karma no es hacerle pasar una mala experiencia a alguien sistemáticamente. Hay que estar consciente de que el Universo no se dedica a gastar energía si la persona ya comprendió. La idea es el aprendizaje y es por eso que, una vez que utilizamos de forma eficiente una energía planetaria, la representación de esa vivencia no es necesaria. Para esto es muy importante comprender, hacer consciencia. El dolor se esfuma y comenzamos un nuevo ciclo de experiencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *