Banco Central Europeo lanza plan de emergencia

Economía

Por R. Ordoñez

La subida de las primas de riesgo en Italia y en España y el peligro de recesión por la crisis del coronavirus hacen que se apruebe un nuevo Programa de compras de emergencia pandémica con 750,000 millones de euros

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) aprobó el lanzamiento de un programa de emergencia para combatir la pandemia de coronavirus mediante la adquisición de activos públicos y privados con un alcance de 750.000 millones de euros y que estará en vigor hasta finales de 2020, según ha anunciado la institución. 

Se trata de un plan gigantesco que rectifica la tibieza y decepción provocada por el BCE en la semana anterior, que decepcionó a los mercados con una movilización de 120.000 millones.

Esta reacción de la institución más poderosa del euro  la provocó la subida de las primas de riesgo de Italia y España en las últimas horas y el peligro de entrada en recesión de la Eurozona.

Las razones de la decisión

Con este programa, acordado tras una reunión de emergencia del Consejo de Gobierno. El BCE pretende «contrarrestar los graves riesgos para el mecanismo de transmisión de su política monetaria y para las perspectivas para la zona del euro planteadas por el brote y la propagación creciente del coronavirus, Covid-19», señala el  comunicado oficial tras una reunión de urgencia.

«El Consejo de Gobierno hará todo lo necesario dentro de su mandato», señala. La institución que preside Christine Lagarde, puntualiza que «no tolerará ningún riesgo en la transmisión de la política monetaria en todas las jurisdicciones de la Eurozona». La retórica es dura y mucho más contundente que la propia Lagarde el pasado jueves, que tuvo que disculparse posteriormente por no haber sido rotunda en la defensa de los países del euro, particularmente Italia.

Fuentes gubernamentales españolas mostraron alivio ante la decisión, que superó expectativas y que incluye la compra de deuda soberana de España si es necesario.

El nuevo Programa de compra de emergencia pandémica (PEPP) tendrá la mencionada dotación total de 750.000 millones y las compras se efectuarán hasta finales de 2020, incluyendo todas las categorías de activos elegibles bajo el programa de compra de activos (APP) existente.

El deterioro de las previsiones

El BCE confía en que este programa, de una magnitud olvidada desde la crisis del euro de principios de esta década, sea suficiente para conseguir que la actual parálisis económica en la Eurozona sea pasajera. La reunión fue improvisada en la noche del miércoles ante la subida de las primas de riesgo de economías cruciales como la italiana y la española y el deterioro de las previsiones económicas.

Ya en la mañana del miércoles el vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, declaró que su institución impediría disparidades en las primas de riesgo, pero continuaron separándose de Alemania varios países del Sur.

Lagarde convocó entonces la reunión por teleconferencia y responde también al llamamiento de distintos gobiernos, incluido el español, a que hubiera una respuesta contundente de Fráncfort. El ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, había defendido horas antes que el instituto emisor debería usar todos sus instrumentos disponibles «rápida y masivamente».

La decisión del BCE supera los 500.000 millones de compras de activos anunciados antes por la Reserva Federal estadounidense y supone un gran cambio con respecto al pasado jueves.

Compras hasta final de año

El nuevo Programa de Compra de Emergencia Pandémica (PEPP) tendrá una dotación total de 750.000 millones de euros y las compras se efectuarán hasta finales de 2020, incluyendo todas las categorías de activos elegibles bajo el programa de compra de activos (APP) existente.

Para las compras de deuda pública, la referencia en todas las jurisdicciones continuará siendo la clave de capital de los bancos centrales nacionales. Es decir, se comprarán más activos de las principales economías del euro que de las más pequeñas. No obstante, las compras bajo el nuevo PEPP se realizarán de manera flexible. Esto permite fluctuaciones en la distribución de los flujos de compra a lo largo del tiempo, entre las clases de activos y entre las jurisdicciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *