Recuperación económica es más rápida de lo previsto

Información y servicios del gobierno

En la administración Trump, Estados Unidos construyó una economía fuerte. El mercado de valores batió récords, la tasa de desempleo cayó a su nivel más bajo y la desigualdad de ingresos cayó cuando los trabajos manuales regresaron al país.

Luego, llego la  pandemia de China se extendió por todo el mundo, el presidente Trump tomó la difícil pero necesaria decisión de cerrar la economía para frenar la propagación del COVID-19.

Ahora, a medida que se reabre el país de manera segura, la economía se está recuperando más rápido de lo que cualquiera predijo:

Estados Unidos agregó más de 9 millones de puestos de trabajo desde mayo hasta julio, superando las expectativas del mercado tres meses seguidos. Se estima que solo el paquete de ayuda ha salvado más de 50 millones de puestos de trabajo.

El gasto minorista se ha recuperado por completo y ahora se encuentra en un máximo histórico.

La producción industrial subió por tercer mes consecutivo en julio, y la producción industrial subió un 3,4 por ciento el mes pasado después de un aumento del 5,7 por ciento en junio.

Los índices bursátiles NASDAQ y S&P 500 están cotizando en o cerca de máximos históricos una vez más, elevando los 401 (k) de los estadounidenses.

Ese resultado no es accidental. Después de la crisis financiera de hace más de una década, Estados Unidos tardó más de cuatro años en recuperar 9 millones de empleos perdidos. Pero tras el cierre del coronavirus, la economía solo tardó unos meses en hacer precisamente eso.

«Teníamos una base tan sólida que nos estamos recuperando mucho más rápido de lo que nadie anticipó», dijo el presidente Trump en una conferencia de prensa. 

La Administración Trump ha ejercido el DPA y las autoridades relacionadas 78 veces hasta ahora, dispersando más de $ 3.5 mil millones para acelerar el desarrollo y fabricación de materiales esenciales aquí en casa. El presidente Trump movilizó el poder productivo de General Motors, por ejemplo, para crear miles de ventiladores para pacientes con coronavirus.

Como resultado, GM reutilizó su planta de Kokomo, Indiana, en solo 17 días. Ahora ha producido más de 21.000 ventiladores.

Otras empresas, incluidas Ford Motor Company, GE, 3M y Puritan Medical se han asociado con el gobierno federal para aumentar la producción de todo, desde máscaras N-95 hasta hisopos de prueba. Este esfuerzo a nivel nacional está impulsando la fabricación estadounidense, creando empleos, reubicando cadenas de suministro y reponiendo nuestra Reserva Nacional Estratégica.

«Se están construyendo nuevas fábricas, negocios y laboratorios en todo Estados Unidos para satisfacer la demanda de nuestra nación de equipos de protección personal, productos farmacéuticos, medicamentos, suministros de prueba, terapias y vacunas», dijo el presidente Trump.

La estrategia «Made-in-America» ​​del presidente Trump se está utilizando para derrotar el virus, reactivar la economía y para restaurar la promesa del país