Breve historia de la astrología

Astrologia

La historia de la astrología pudiera ser tan antigua como el mismo ser humano, sin embargo, se tiene registro de ella a partir del segundo milenio anterior a nuestra era. En aquellos tiempos la lectura del cielo, principalmente de la luna, el sol y las estrellas tenían el fin de guiar al hombre o ayudarlo a anticipar eventos importantes para su supervivencia, como los cambios de estaciones o momentos ideales para la siembra, teniendo en cuenta, por ejemplo, que ciertas constelaciones eran más visibles en determinadas épocas del año. 

La astrología occidental podría decirse que es el resultado de la mezcla de las prácticas hechas por los romanos, griegos, egipcios y babilonios. Se conoce de algunos textos y calendarios estelares o lunares grabados en piedras, cuevas, tablillas de arcilla e incluso huesos; que con el tiempo comenzaron a ser utilizados también para predecir el porvenir de sus gobernantes o el pueblo en general, o saber cuál era el momento ideal para hacer ciertas edificaciones. Aunque los registros más antiguos datan del año 1950 a.C., que constaban de listados de estrellas hechos en Mesopotamia; no es sino hasta el año 2000 a.C. que puede decirse que ya existía un sistema astrológico más preciso.

Durante el periodo helenístico, tras la fundación de Alejandría por Alejandro Magno en el 332 a.C., la astrología babilónica y la egipcia –la más parecida a la actual– se mezclaron, formando así la astrología horoscópica. Esta última tomaba en cuenta los cuatro elementos, la influencia de los eclipses y los planetas, la división del zodiaco, las triplicidades de los signos, entre otros. Finalmente fueron los griegos quienes le fueron dando la forma a la astrología que conocemos hoy, en especial el astrólogo Cludio Ptolomeo, quien en su labor de diseñar un horóscopo más completo, logró crear uno de los primeros mapas del mundo más precisos con la finalidad de establecer la relación entre el lugar exacto, el día y hora de nacimiento de la persona, con su horóscopo; lo que conocemos como carta natal.

Durante la Edad Media, la astrología ya era aplicada en casi todos los aspectos de la vida y la sociedad. En la medicina, por ejemplo, a cada parte del cuerpo se le asignó un signo zodiacal y al momento de realizar algunos procedimientos, era primordial revisar la posición de la Luna. En la literatura también estuvo muy presente mediante analogías y descripciones. Ya durante el Renacimiento, cada familia real tenía su propio astrólogo quienes les proporcionaban respuestas sobre la salud o política para que el reinado fuera exitoso. Entre los astrólogos más destacados se encuentran Gerolamo Carnado, John Dee, Luca Gaurico, Tycho Brahe, Johannes Kepler y Galileo Galilei. Sin embargo, a finales de esta época comenzaron a surgir contradicciones e incluso rechazo de la comunidad científica sobre la práctica de la astrología, por lo que esta fue perdiendo credibilidad y pasó a ser cada vez menos utilizada.

Actualmente sigue esta disputa entre si la astrología realmente funciona o no, pero si de algo hay seguridad, es que para muchas personas es un método de hallarse a sí mismos y obtener respuestas que ayudan a tener una vida más tranquila y plena, por lo que sea  cual sea la creencia de cada quien, debe ser respetada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *