Brooklyn Bridge un puente entre el presente y el pasado

El rinconcito newyorquino

MARF

El 23 de mayo de 1883, se inauguró en New York el puente colgante más grande del mundo; un puesto que ostentó por 20 años, acompañado por el título de innovación y obra de la ingeniería.

Construido con la finalidad de conectar por tierra a Brooklyn y Manhattan por la ferocidad y el congelamiento en invierno del East River, actualmente es un ícono de NYC mundialmente reconocido y una visita obligada tanto para residentes como turistas.

Escenario en cientos de películas, videos musicales, series y más, el Puente de Brooklyn (Brooklyn Bridge) es uno de esos lugares que se sienten mágicos dentro de lo cotidiano y visitarlo siempre es un placer.

Toda la diversión está en cruzarlo, por supuesto, pero hay que saber apreciar el camino, ya sea que lo hagan en auto, bicicleta o caminando.

Yo siempre voy recomendar cruzarlo a pie, las vistas son más impresionantes y salen unas fotos bellísimas, pero sea cual sea la forma que elijan, hay que vivir la experiencia al menos una vez en la vida.

Voy a recomendarlas algo que puede hacer su viaje mucho más interesante, y es que, como deberían hacer con cada lugar nuevo que visiten, investiguen más de la historia, anécdotas y curiosidades de este puente y les prometo que en cada visita lo verán diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *