Brooklyn Made de Nueva York es el futuro de la música en vivo posterior al COVID

Música

No hace mucho tiempo, la industria de la música en vivo se encontraba en una situación desesperada.

Los lugares estaban cerrando, los escenarios en silencio y los músicos y fanáticos tuvieron que conformarse con las incómodas actuaciones de Zoom. Las preguntas sobre el futuro de la forma de arte flotaban en el aire como una mala nota.

Mientras tanto, Anthony Makes estaba evocando el último concierto de la ciudad de Nueva York, Brooklyn Made, que se inauguró en Bushwick a finales de septiembre. Es el primer lugar de música nuevo que aterriza en cualquiera de los cinco condados desde que comenzó la pandemia.

Makes, de 53 años, dijo que la crisis de COVID-19 no lo asustó cuando se trataba de iniciar un nuevo negocio. Lo inspiró a comenzar de nuevo.

«Como mucha gente, estaba mirando dentro de mí y considerando mi vida», dijo Makes, quien, cuando entró en el encierro, trabajaba para Live Nation como presidente del grupo neoyorquino de la pionera compañía de entretenimiento. “Comencé como promotora de conciertos hace 30 años y quería volver a mis raíces”.

Y así, en julio de 2020, Makes se lanzó por su cuenta, fundando Brooklyn Made: una compañía de promoción de conciertos y, eventualmente, un lugar para acompañarla.

Ubicado en los terrenos de una antigua fábrica de acero de Troutman Street, tomó solo 11 meses construir el lugar, que tiene una capacidad para 500 personas. Makes y su socio comercial Kelly Winrich tiraron los dados sobre el eventual regreso de la música en vivo a la Gran Manzana.

«Definitivamente soy más un tipo optimista, y si seguías la ciencia sabías que la pandemia iba a terminar con el tiempo», dijo Makes sobre la empresa autofinanciada, y agregó que es raro que se abran nuevos lugares en Nueva York. Ciudad en las mejores circunstancias. Entre los más recientes en debutar se encuentra Brooklyn Steel de Williamsburg, que se inauguró en 2017. «Hay una razón para eso: es difícil, es caro, es difícil».

El 30 de septiembre, Brooklyn Made apareció en escena con un espectáculo de apertura del líder de Wilco, Jeff Tweedy. Los conciertos recientes han presentado a los rockeros independientes Band of Horses, al cantautor Steve Earle y a un grupo del veterano The Mountain Goats tras la canción de 2002 de la banda, «No Children», que se volvió viral en TikTok. Makes dijo que el 95 por ciento de sus espectáculos hasta ahora se han agotado, con precios de entradas que oscilan entre $ 30 y $ 70 dependiendo del acto.

El lugar cuenta con un sistema de sonido de un millón de dólares, un diseño de iluminación de última generación y una terraza en el techo, que ofrece amplias vistas del paisaje urbano. También cuenta con un bar y un restaurante llamado Connie’s que tiene una mesa de billar y permanece abierto sin importar si hay un espectáculo o no, incluso organizando brunch semanales con DJ tocando melodías.

Para los artistas intérpretes o ejecutantes, el edificio está equipado con un apartamento tipo carruaje amueblado con muebles por valor de $ 100,000, así como una piscina privada que se convierte en un jacuzzi en el invierno. «Los artistas no quieren irse», dice Makes, señalando cómo lugares comparables apenas ofrecen un vestuario respetable. «Para competir en la ciudad de Nueva York como promotor independiente, sabía que [nuestro alojamiento] tenía que ser muy superior».

Dijo que ha funcionado hasta ahora: «Varias personas me han dicho que es el mejor lugar en el que han tocado en su carrera».

El bombero de Prospect Heights y aficionado a la música en vivo, Luke Jackson, fue uno de los fanáticos que asistieron a la inauguración y disfrutó de la oportunidad de ver a Tweedy en el pequeño lugar, que, en aras de la comparación, puede albergar solo al 20 por ciento de los espectadores que caben en la Terminal. 5 en el lado oeste de Manhattan. «El espacio está bien diseñado y se ve muy bien», dijo a The Post. «Diré que la sala se sintió un poco abarrotada porque es estrecha, lo que proporciona un escenario más grande pero una experiencia de audiencia un poco abarrotada».

Pero Keri Smith, una camarera de Ridgewood, Queens, que vio recientemente The Budos Band de Staten Island, cree que las dimensiones son una ventaja. «El lugar está realmente preparado para los amantes de la música y las bandas», dijo. “Cualquier aficionado a la música apreciará el tamaño del espacio y la atención al sonido. Y cualquier banda de gira apreciará una lavadora y secadora en su sala verde «.

Los próximos actos que llegarán al lugar íntimo incluyen The Wallflowers de Jakob Dylan el 10 de noviembre, Matisyahu el 28 y 29 de noviembre y Guided by Voices en la víspera de Año Nuevo.

Makes dijo que no le sorprende el triunfo de los conciertos después del COVID-19. «Siempre supe que la música en vivo y el entretenimiento en vivo volverían», dijo. «Está en la sangre de la gente».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *