De Profesión Emigrante

Uncategorized

Cuando me invitaron cordialmente a participar de esta publicación, sentí una profunda alegría y un gran compromiso, puesto que, a pesar de mis cincuenta y pico de años en los medios de comunicación jamás había escrito más que cartas de amor y unos cientos de libretos de radio y TV. que me ayudaron a completar una carrera bastante exitosa en Venezuela.

Ariel Fedullo – arielfedullo20@gmail.com

Cuando dije ¡si! jamás pensé que iba a afrontar una situación como la que hoy siento, me siento como el hijo del Jeque árabe, al cual su padre le obsequio en el día de su cumpleaños, un harem compuesto de 20 hermosas mujeres, es decir; Se lo que tengo que hacer, pero no sé por dónde empezar… y eso que no sé qué hacer, no es real, si lo sé, pero tengo ciertas dudas con relación a la forma de hacerlo. Ya que he seleccionado para arrancar  mis primeras anécdotas y algunas vivencias como Emigrante. Y ahí comienzan algunas de mis dificultades, y cuando se los expliqué verán lo difícil que es seguir al pie de la letra la definición del diccionario sobre la palabra EMIGRANTE: Persona que vive en un país o región que no es el suyo propio de origen. Y ustedes se preguntaran y ¿cuál es el problema? se los explico de a poco, persona que no vive en su país de origen: pues déjenme decirles que yo nací en Montevideo, Uruguay hace 75 años; pero a la edad de 23 años EMIGRE a Venezuela, donde luego de un año y medio, me case con mi novia de bachillerato una Uruguaya con la cual formamos una hermosa familia con dos hijas y dos nietas Venezolanas. Luego de más de cincuenta años en Venezuela, regresa a su país de nacimiento considerando, que toda su experiencia, vivencias y recuerdos, pertenecen al país adonde emigró y ahora regresa a su país de origen siendo un EMIGRANTE  tratando a adaptarse a su país natal. Un país maravilloso, que me ha recibido con los brazos abiertos, como también a un Venezolano, un país que me permite compartir diariamente con otros Uruguayos, y en el que los Venezolanos que me reconocen por las calles por mi trayectoria televisiva, y me comentan ¿Ah pero usted es Uruguayo?, nosotros creíamos que era Venezolano y los Uruguayos me dicen Ustedes en Venezuela… hacen tal cosa pero los Uruguayos pensamos diferentes  ¿URUGUAYOS? ¡Si yo soy Uruguayo! Ajá pero estas pensando como un Venezolano. Eso muchas veces me  lleva a pensar ¿DE DONDE SOY EMIGRANTE?.

Mis hijas y mis nietas que aman a este país, y a su gente se ríen y comentan a diario sus vivencias en lo idiomático, por citar algún ejemplo; en los términos en entrar a una panadería y “pedir una canilla”, y responderle entonces que para comprar “una canilla” debe ir a una ferretería, aquí le podemos vender una flauta que es un pan grande  o mis nietas, que a diario tienen experiencias; con sus compañeros de estudios pero ellas son emigrantes aunque son Uruguayas también, porque heredan la nacionalidad de su abuelo. Ese será otro cuento.

Quiero que sepan que también este país mi país, tiene unas incoherencias interesantes que me permito contarles: Es el segundo país más pequeño de Latinoamérica, con una población de 3 millones y pico de habitantes; y con una población vacuna de más de 12 millones de cabezas de ganado y 6.500 cabezas de bovinos, es decir; un país con más ganado que habitantes. Un país dedicado también al aprovechamiento en las ofertas para conocerlo desde el punto de vista turístico, ya que posee una franja enorme y kilométrica de muy bellas playas que marcan la mayor parte de su territorio. Un país que ha recibido maravillosamente  a los Venezolanos simplemente porque es un país de emigrantes que llegaron en oleadas entre los años 1860 a l920, en un numero gigantesco de 600.000 y abrieron las puertas para la segunda emigración de los años de la segunda guerra mundial, donde llegaron emigrantes de todos los confines del mundo a constituir una sociedad con las más diversas ideologías y teologías y que conformaron una nueva forma de pensar, de actuar y de hablar tratando de comunicarse e integrarse a los habitantes del país. Un país calmo, tranquilo llamado  en el pasado la “SUIZA DE AMERICA”,  y que hoy según la revista International Living,  ha sido catalogado como “El Mejor país de Latinoamérica para Vivir”. Un país que según el gran escritor Uruguayo Galeano: lo define ante la llegada de los barcos cargados de emigrantes, los Mejicanos descienden de los Aztecas, Los Peruanos descienden de los Incas. Los Uruguayos descienden de los barcos.un análisis humorístico que no dista mucho de la realidad Esto pretende ser simplemente una sinopsis de los que semanalmente le entregaré en el anecdotario de un Emigrante. La próxima semana les seguiré contando de Uruguay un país que tiene como slogan de su campaña turística “URUGUAY HAY TRES MILLONES DE SONRISAS ESPERANDO POR UD” y yo agregaría: a esa sonrisa, la de también, nuestros Venezolanos que no dejan de sorprender con su conducta ejemplar, su gentilicio y su siempre sonrisa que nunca los abandona a pesar de lo difícil que es SER UN EMIGRANTE.

Montevideo – Uruguay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *