Jugadores de la NBA deciden continuar los playoffs

Deportes

Los jugadores de la NBA decidieron este jueves 27 de agosto poner fin al boicot a la liga profesional que iniciaron para protestar contra la brutalidad policial en Estados Unidos y continuar con las eliminatorias por el título.

La normalidad ha vuelto a la burbuja de Orlando, luego de los aplazamientos de los seis partidos programados para el miércoles y los de este jueves, de acuerdo a varios medios estadounidenses, como el diario The Washington Post o la cadena de televisión CNN, que citaron fuentes cercanas a los jugadores.

Se espera que la competencia se reanude el viernes, de cara a cumplir con los compromisos adquiridos con las cadenas de televisión, que no pagarán los derechos si la temporada se suspende.

Tras una primera reunión esta mañana entre los jugadores, la decisión fue la de seguir con los ‘playoffs’, mientras que esta tarde habrá otra con los dueños de los equipos y dos basquetbolistas por franquicia.

En la misma se les va a comunicar a los jugadores que una suspensión de la temporada tendría gravísimas repercusiones económicas dentro de la NBA, que se ha gastado 150 millones de dólares para montar la burbuja de Orlando, y tampoco recibiría los ingresos de los derechos de televisión, los únicos que van a tener al no haber espectadores en los partidos.

Además, también en la reunión de esta tarde se van a exponer planes de acción que puedan abordar los problemas de la desigualdad racial y la injusticia social, pero que se encuentren dentro del campo de acción que puedan tener los equipos.

El “boicot temporal” de los jugadores de la NBA se dio en protesta por el incidente del pasado domingo en la localidad de Kenosha (Wisconsin), la ciudad donde Jacob Blake, un hombre negro de 29 años, que recibió siete disparos en la espalda cuando un policía intentaba detenerlo.

Luego de que el equipo Milwaukee Bucks de la NBA se negara a saltar a la duela, en protesta por el ataque policial a un joven afroestadounidense, hubo una reacción en cadena que abarca otras ligas como la MLS y la MLB.

Fue una jornada inédita que comenzó en Disney World y coincidió además con la fase más intensa de las eliminatorias del torneo de la NBA. Los Bucks de Milwaukee, que debían jugar en el estadio de Orlando frente a los Magic, de esa localidad de Florida, se negaron a saltar a la duela. Manifestaron así su solidaridad con Jacob Blake, joven afroestadounidense que se encuentra hospitalizado como consecuencia de un caso de brutalidad policiaca. 

La reacción en cadena no se hizo esperar. LeBron James, estrella de los Lakers de Los Angeles, manifestó su indignación por el caso, y demandó cambios.

En la Major League Soccer, el popular equipo LA Galaxy también se posicionó contra «el racismo sistémico, la inequidad social y la injusticia”.