clases virtuales» en riesgo de ser invadidas por «saboteadores» cibernéticos

Educación

Aliria M. Ruíz Blanco.

Debido a la crisis de la pandemia, las  escuelas públicas del país han hecho uso frecuentes de las herramientas tecnológicas, para llevar a cabo el aprendizaje remoto usando como modalidad las clases  «online» . Sin embargo, esto ha llevado a ciertos peligros que amenazan la seguridad de los estudiantes que participan en ellas.  

Un caso muy reciente, ocurrió en la ciudad de Nueva York donde un padre tuiteó las escenas pornográficas que su hija observó el primer día de clases virtuales. Luego de algunos minutos varios «estudiantes» publicaron fotos de Trump, y finalmente aparecieron contenidos pornográficos. Igualmente sucedió en Nueva Jersey donde piratas informáticos en plena clases en línea amenazaron a los maestros y también publicaron escenas obscenas. 

Cabe destacar, que durante las clases «online» también se pone de manifiesto otro panorama que en ocasiones pone al descubierto la vida familiar e imprudencias de los estudiantes en sus hogares, como fue el caso de un niño de 12 años en Colorado el cual fue suspendido por mostrar una pistola de juguete en la pantalla de su computadora, durante una clase de arte en línea. La policía termino llevándose al niño para un chequeo, puesto que sufre de TDAH y problemas de aprendizaje. 

Otra situación se dió en Maryland, cuando funcionarios escolares vieron una pistola de aire comprimido en la pared de la habitación de un niño, durante la clase de Google Meet  a través de su computadora portátil, los funcionarios escolares avisaron al oficial de recursos escolares y éste llamó a la policía. 

clases virtuales» corren el riesgo de ser invadidas por «saboteadores» cibernéticos
Lo cierto, es que los servicios sociales tanto en Nueva York como Massachusetts visitan cada vez más a padres después de denuncias a la «línea directa estatal de negligencia», lo que puede traer como resultados que algunos niños sean retirados de sus hogares y sean albergados en casas de crianzas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *