El Casete donde vivía Mazinger Z

Opinión

Juan Eduardo Fernández “Juanette” @soyjuanette
Ilustración: Alexander Almarza @almarzaale

Todos los domingos cuando íbamos a visitar a mis tíos Luis y Delia, al llegar a su casa les saludaba rapidito y me iba hasta el cuarto de mi primo Luis, quien tenía no sólo una envidiable biblioteca nutrida con cuentos de piratas, caballeros y hasta fantasmas, sino también una colección enorme de suplementos de súper héroes que escondía bajo su cama. La verdad me encantaba mirar las ilustraciones, pues a los 5 años aun no sabía leer, no era que no quisiera, sino que siempre he sido muy distraído y me la pasaba (y aun me la paso) viviendo en la luna.

A mí me encantaba visitar las casas de mis tíos, pero a mis primos más grandes no les agradaba tanto, no solo porque como era yo tan curioso, nos solo fisgoneaba en su habitación, sino que lo atiborraba con preguntas. Interrogantes que casi nunca eran contestadas, y que siempre terminaban con la frase: ¿Por qué no vas a ver si el gallo puso?, seguido de un portazo que me dejaba fuera de la habitación. Este ritual se repetía fielmente cada vez que yo irrumpía en el cuarto de mis primos.

Hasta que un día, justo cuando mis primos me mandaban al exilio, iba pasando por el pasillo mi Tía Delia, la hermana mayor de mí mamá. La tía me tomó de la mano y me llevo a otro cuarto, me sentó en una butaca, encendió el televisor e introdujo un casete gigante dentro de una caja cuadrada llena de luces verdes.

Cuando la cinta se puso en marcha, comencé a ver en la TV a Mazinger Z, peleando con todos los monstruos que usualmente querían apoderarse del mundo. Pero justo cuando la película estaba más emocionante, mi papá entró en el cuarto para avisarme que nos teníamos que ir. El berrinche que armé no fue normal, tanto, que mi tío, quien por lo general era un hombre bastante sereno, se incomodó bastante. 

La tía, por el contrario, me levantó del piso, secó mis lágrimas y me propuso un trato que le agradeceré toda la vida:

– Si aprendes a leer, el betamax es tuyo.

Yo me paralicé, no dije una sola palabra y así permanecí todo el trayecto hasta mi casa.

Ya en mi cuarto, tome el libro “Ya sé leer”, cuyo título no se identificaba para nada conmigo, y comencé a repasar la lección de “mi mamá me mima”, todo un hit parade de los lectores principiantes. Pero la verdad por más que trataba era inútil; así que esa noche tome una decisión casi suicida: Le pedí a mamá que me llevara con Nina, si ella no me ensañaba a leer, nadie podría.

La Nina era la abuela de mi primo Alfredo, quien era famosa por sus métodos estrictos de enseñanza. Un solo grito de su parte te dejaba petrificado. Pero La Nina era la única opción que tenía para hacerme con el casete donde vivía Mazinger Z.

Luego de un periodo bajo el estricto método de enseñanza de mi querida Nina, a quien recuerdo con mucho amor y adoración, finalmente aprendí a leer. Pero ¿Me regalaron el Betamax? Y obvio que sí, pero no solo eso. Gracias al incentivo de mi tía no solo conocí a Mazinger Z, sino a los Cazafantamas, Mi amigo el Dragón, entre otras joyas que papá me traía del video club cuando regresaba del trabajo.

Si tengo que agradecer a dos personas por aprender a leer y escribir, sin duda son Mi tía Delia y mi querida Nina. Cada vez que tecleo una letra, es gracias a ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *