El más grande museo NFT del mundo estará en rascacielos de Nueva York

Tecnología

Todd Morley, uno de los cofundadores de la firma de inversión y consultoría financiera Guggenheim Partners, ha anunciado recientemente la creación del mayor museo del mundo dedicado a los NFT (‘non-fungible tokens’), los activos digitales que tan populares se han hecho en esto últimos meses y que pueden ser desde vídeos virales, piezas de arte digital, ropa, muebles o hasta artículos de prensa.

Este museo estará dentro de lo que sus creadores han calificado como “la torre más fina del mundo” —su ratio de anchura y altura es de 1:24— y que será uno de los rascacielos más altos del hemisferio occidental con 435 metros de alto. Este edificio, situado en el número de 11 de la calle 57 oeste en Manhattan, Nueva York, también servirá, según Morley, de antena para su otra compañía, Overline, que ha creado un nuevo protocolo para que las distintas redes de blockchain se comuniquen entre ellas.

«Es el lugar perfecto, una especie de símbolo de la tecnología, para anunciar la nueva tecnología», dijo Morley en declaraciones a Bloomberg esta semana. «Este único edificio será capaz de conectar — como hacen los radioaficionados — a todo el mundo de la ciudad de Nueva York con el comercio digital, el comercio de criptomonedas digital, la comunicación digital», añadió.

En la misma entrevista, la presentadora de Bloomberg le pregunta a Morley por qué hace falta un museo físico para exponer obras digitales. Morley responde: “depende de lo que se entienda por museo, ¿verdad? El Museo Guggenheim ha tenido un éxito fenomenal al convertirse en una herramienta de promoción inmobiliaria que utiliza la cultura para crear activos y convocar a la gente”. 

Y continúa: “pero también estamos muy interesados en la infraestructura global, la infraestructura impulsada por la tecnología. Esto nos da la capacidad no sólo de permitir la inversión en esas áreas, sino de captar la cultura de las mismas. Así que se convierte en un embajador global, un embajador digital, si se quiere, así que ¿por qué no ubicarlo en el edificio más alto de Nueva York?

El museo de NFT no ocupará todo el edificio, parte de la torre estará dedicada a las oficinas de Overline y el resto a viviendas. La promotora asegura que contará con pisos y duplex de lujo con espectaculares vistas de 360º a la ciudad.

El diseño de este rascacielos ha corrido a cargo del estudio Shop Architects que ha querido instalar en la parte más alta una corona decorativa de acero de 90 metros. Según los arquitectos el edificio adopta la calidad, la historia y la artesanía que hay detrás de los rascacielos clásicos de Nueva York, al tiempo que se aprovecha de lo último en tecnología de ingeniería.

Los creadores aseguran que querían contribuir a la elegancia del ‘skyline’ de Nueva York con este rascacielos. “Logramos ese objetivo dando forma cuidadosamente al perfil de la torre y desarrollando un enfoque innovador para utilizar un material auténtico de la época dorada de los rascacielos de Manhattan: la terracota”, aseguran. El edificio lleva años en construcción y estaba prevista su finalización para este mismo año, pero las obras se han tenido que retrasar debido a la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *