¡Americano!’: Musical sobre ‘Dreamers’, inmigración y lo que significa ser americano, se estrena en NYC

Espectáculo

Cuando Tony Valdovinos trató de alistarse en la Infantería de Marina a los 18 años, el Tío Sam no lo quería.

Valdovinos, quien llegó a los EE. UU. desde México cuando tenía 2 años, ama a su país adoptivo, y los ataques del 11 de septiembre cinco años antes lo motivaron a servir cuando tuviera la edad suficiente.

Pero pronto se enteró de la verdad sobre su estatus migratorio cuando fue rechazado en la oficina de reclutamiento en Phoenix, Arizona. El defensor de los derechos de inmigración y voto de ahora 31 años le dijo al Daily News que cuando lo confrontaron, su madre reveló que “éramos lo que es considerado ‘indocumentado’, lo que significa cero, sin permiso, nada”.

Valdovinos decidió compartir su historia con el mundo — a través del teatro musical: “¡Americano!”, ahora en preestrenos en New World Stages con la noche de apertura programada para el domingo, es esa historia.

Valdovinos convirtió su decepción por su estatus migratorio en una nueva meta, incursionando en la política local e inscribiéndose en la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, el programa iniciado por el expresidente Barack Obama en 2012 que permite que los inmigrantes traídos a los EE. UU. cuando eran niños trabajen y protege ellos de la deportación.

Su historia llamó la atención del productor de teatro Jason Rose y del veterano de teatro Michael Barnard, quien ha sido el director artístico de producción de Phoenix Theatre Company durante los últimos 20 años. En 2015, los dos comenzaron a hablar sobre un musical sobre los beneficiarios de DACA, también conocidos como Dreamers, y un programa sobre la historia de Valdovino y «¡Americano!» comenzó a tomar forma.

A Barnard se unieron Jonathan Rosenberg y Fernanda Santos como coguionistas. A principios de 2019, “¡Americano!” abrió en Phoenix para una carrera récord aclamada por la crítica.

Con un elenco casi totalmente latino encabezado por el “orgulloso colombiano” Sean Ewing (“West Side Story” y “Amazing Grace” en Broadway), el espectáculo ahora ha llegado a la ciudad de Nueva York. Es presentado por Quixote Productions de Roses en asociación con Chicanos Por La Causa, una organización de defensa de la justicia social que lucha por los derechos de las minorías.

Más que una historia de las dificultades que enfrentan aproximadamente 1.8 millones de hijos de inmigrantes que ingresaron a los EE. UU. antes de cumplir 16 años, sin embargo, “¡Americano!” se trata de “avanzar continuamente”, dijo Valdovinos a The News.

Ewing, quien interpreta el papel de Valodvinos, agregó que el programa no se trata solo de una persona. “Por supuesto, es la historia de Tony y su experiencia de vida”, dijo Ewing, quien interpreta el papel de Valodvinos. “Sin embargo, es muy identificable para cada persona que está sentada en esa audiencia. Y creo que transmite un mensaje muy conmovedor de una historia humana”.

Bernard está de acuerdo.

“Esta es una historia de lo que significa ser estadounidense y lo que también significa ser resistente y no darse por vencido”, dijo. “[Y también] perseguir lo que crees que es correcto y defenderlo, y al hacerlo, no vivir con miedo de tratar de expresar eso y poder mantener la cabeza en alto”.

Entre los que se conmovieron con el mensaje de “¡Americano!”, destaca un espectador.

El gobernador republicano de Arizona, Doug Ducey, quien una vez peleó una larga batalla en los tribunales para prohibir a los Dreamers obtener una licencia de conducir, compartió su opinión en Twitter después de ver el programa en febrero de 2020.

“¡Poderoso e inspirador!”, escribió en un tuit que terminó con un emoji de carita feliz.

«La historia de ‘¡Americano!’, la historia de Tony, la historia de Dreamers se trata de empujar a la audiencia a repensar la forma en que definen ‘estadounidense'», dijo el coguionista Santos.

Después de mudarse a los EE. UU. desde Brasil a la edad de 24 años, Santos comenzó a trabajar en The News como reportero nacional y luego en The New York Times, y finalmente se mudó a Arizona como jefe de la oficina del Times.

“¿Qué significa ser estadounidense? ¿Por qué los soñadores no son estadounidenses? ¿Deberían serlo? ¿O ya lo están?” Santos preguntó. “¿Y qué es lo que debemos hacer nosotros como sociedad para permitirles asumir plenamente ese rol, ese título y los beneficios y los grandes privilegios que conlleva?”