Inteligencia niega intervención extranjera en voto por correo

Política

Trump ha afirmado que las elecciones se verán afectadas por fraude

Las agencias estadounidenses de inteligencia y aplicación de la ley no han encontrado evidencia que indique que gobiernos extranjeros estén tratando de interferir con la votación por correo. La votación por correo para las elecciones presidenciales de noviembre está a salvo de la intervención extranjera, dijeron el miércoles funcionarios de inteligencia y seguridad electoral, que dijeron que las medidas de seguridad estándar y la descentralización hacen que el sistema electoral de Estados Unidos sea extremadamente difícil de penetrar y cambiar para una potencia extranjera.

A pesar de las numerosas afirmaciones hechas por el presidente Donald Trump en repetidas ocasiones, de que la votación por correo, conducirá al fraude en las elecciones de este año los funcionarios de varias agencias federales insisten en que no habían visto evidencia para respaldar las declaraciones del presidente de que el fraude electoral será desenfrenado en las próximas elecciones y que el aumento esperado en las boletas por correo debido a la pandemia del coronavirus dejara las elecciones presidenciales de noviembre especialmente vulnerables a la interferencia extranjera.

Trump, tuiteó el 30 de julio que la votación por correo estaba demostrando ser un «desastre catastrófico» y agregó: «Los demócratas hablan de influencia extranjera en la votación, pero saben que la votación por correo es una manera fácil para los países extranjeros para participar en la carrera ¡Incluso más allá de eso, no hay un recuento exacto! » «A ustedes les gusta hablar sobre Rusia y China y otros lugares», dijo Trump en julio. “Podrán falsificar papeletas. Las forjarán. Harán todo lo que tengan que hacer «.

Trump ha enfatizado más ampliamente la diferencia entre las papeletas de voto ausente y por correo y los críticos lo acusan de intentar socavar tanto la votación por correo como la oficina de correos porque cree que el acceso ampliado a las urnas es una ventaja para los candidatos demócratas.

«Los demócratas … saben que la votación por correo es una manera fácil para los países extranjeros para participar en la carrera «

Pero tres de las principales agencias encargadas de contrarrestar las amenazas al sistema de votación de Estados Unidos organizaron una sesión informativa en un momento crítico del proceso electoral, donde indicaron que Estados Unidos no tiene indicios de que cualquier estado-nación esté haciendo un intento coordinado de socavar el voto en ausencia o crear boletas falsas por correo. «Aún no hemos visto ninguna actividad para evitar la votación o cambiar los votos, y seguimos pensando que sería extraordinariamente difícil para los adversarios extranjeros cambiar el recuento de votos», dijo el vicefiscal general de Barr, Jeffrey A. Rosen. Un segundo funcionario de seguridad federal agregó que las agencias estadounidenses «no han visto hasta la fecha» ningún «esfuerzo coordinado de fraude electoral» por parte de una potencia extranjera o de cualquier otra persona antes de las elecciones. El funcionario agregó que las agencias estadounidenses están fuertemente comprometidas a investigar si se detecta tal esfuerzo, dijo que la pandemia había creado “un nuevo entorno” para que los votantes aceptaran las boletas por correo, pero que los gobiernos extranjeros tendrían grandes dificultades para realizar un fraude electoral coordinado que pudiera afectar una elección nacional.

Aun cuando los funcionarios defienden fervientemente que no hay esfuerzos activos para corromper el proceso de votación por correo, por otra parte advierten públicamente sobre países extranjeros que, según ellos, tienen un interés personal en las elecciones y obvian el caso de Nueva York, donde la infraestructura electoral se vio abrumada por un aumento masivo de votantes que solicitaban boletas en ausencia en lugar de arriesgarse a votar en persona. Las empresas de impresión de boletas no pudieron satisfacer la demanda, y el ya desvencijado Servicio Postal de los Estados Unidos no movió las boletas hacia y desde los votantes con la suficiente rapidez.

Mientras el presidente Trump ha hecho afirmaciones de que las elecciones se verán afectadas por el fraude, los demócratas respaldan el comunicado de las agencias aun cuando siguen afirmando una intromisión rusa en 2016. En un discurso separado el miércoles, el fiscal general adjunto Jeffrey Rosen confirmó que Estados Unidos «aún no ha visto ninguna actividad destinada a impedir la votación o cambiar los votos», pero resalta que se enfrenta, como en 2016, a esfuerzos extranjeros para influir en la opinión pública estadounidense y socavar la confianza en las elecciones.

Los funcionarios dijeron el miércoles que estaban conscientes de que las elecciones de 2020 presentaban sus propios desafíos únicos, incluida una afluencia de boletas por correo que podrían conducir a un período potencial de semanas de incertidumbre a medida que se cuentan los votos. Pero enfatizaron los importantes esfuerzos que se han realizado desde las elecciones de 2016 para mejorar las comunicaciones y el intercambio de información sobre amenazas con los funcionarios electorales estatales y locales. Los funcionarios electorales han parecido más interesados en señalar con el dedo que en resolver los problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *