Juan Guaidó conmovió al mundo

Juan Guaidó conmovió al mundo

Política

Con una  gira que comenzó en Colombia, siguió por Davos, Francia, Alemania, Canadá y culminó aclamado por el presidente Trump, se ganó el reconocimiento universal. Juan Guaidó recibió una ovación por parte de legisladores, tanto del Partido Demócrata como del Republicano, después de que Trump lo mencionara expresamente durante su discurso

Apolinar Martínez

Desde hace un año Venezuela  se presenta como un país único, con un presidente en Miraflores y otro que recorre el mundo y es reconocido por más de 50 países.

Pero no se detiene allí lo curioso y extraño de la situación. Existe un Tribunal Supremo de Justicia sin ninguna independencia y una sumisión absoluta al Poder Ejecutivo.

Sin embargo donde se presenta el espectáculo tragi-cómico es  en el poder Legislativo: Allí se tiene una Asamblea Nacional, electa popularmente, y composición absolutamente  opositora.

Precisamente por eso Nicolás Maduro, orientado por los cubanos, ideó una Asamblea Nacional Constituyente, escogida sólo por los militantes del oficialismo.

Y ante su inefectividad y debido al hecho que nadie los reconocía, decidieron mediante sobornos y chantajes crear otra Asamblea paralela, a la que dirige precisamente Juan Guaidó.

El asombroso Juan Guaidó

La oposición venezolana ha sacado de la manga un personaje, que sin antecedentes políticos, y pese a todas las presiones que contra él ejerce el régimen, prisión y exilio para los diputados que le son afectos, persecución implacable contra el propio Guaidó, enajenación de sus bienes y prohibición de salida del país.

Precisamente con esa prohibición comenzó esta última gira. Ante el asombro del régimen que vigilaba todos los aeropuertos y vías de salida del país, se presentó en Bogotá para ser recibido con honores por el presidente Iván Duque y participar en la Cumbre antiterrorismo, donde fue reconocido como presidente legítimo de Venezuela por todos los países participantes.

La Tournée europea

Sin tomarse reposo se presentó a la cumbre de Davos, Suiza en la que compartió honores con las grandes figuras del planeta, incluidos el Secretario de Estado Mike Pence –

Fue recibido en Paris por el presidente Macron, en Londres por Boris Johnson y en Berlín por Ángela Merkel.

El desafío español

Por momentos se pensó que el venezolano no irá a España, en la que el nuevo gobierno de Pedro Sánchez, con influencia del aliado de Nicolás Maduro, el partido Podemos, era enemigo de recibirlo.

Sin embargo Guaidó fue recibido por el alcalde de Madrid, quien le entregó las llaves de la ciudad, se reunió con el exilio venezolano  y recibió el respaldo de distintas organizaciones del mundo hispano.

Caso particular en esta visita fue la presencia de la vicepresidenta venezolana Deisy Rodríguez, quien desde un avión gestionó para entrar a territorio español y tuvo una conversación con el ministro del Transporte José Luis Ábalos, ante el asombro y el rechazo de la mayoría de la comunidad europea.

Ningún ministro del régimen, y ni siquiera el presidente Nicolás Maduro tienen permitir viajar, o tocar suelo de la Unión Europea

La siguiente etapa  de fue Canadá en la que el primer ministro Justin Trudeau, le dio su total apoyo.

La Apoteosis de los Estados Unidos

Existía cierta aprehensión en la visita al gran país. Se ignoraba e incluso se especulaba sobre la posibilidad de que pudiera hablar con el presidente Donald Trump.

Entretanto Guaidó fue recibido estruendosamente por la comunidad venezolana, abundante en Miami, en cuyo aeropuerto fue el acto aclamatorio.

Distintas instituciones brindaron un reconocimiento caluroso al venezolano. Pero seguía la duda de Trump, hasta el punto que agentes del oficialismo soltaban burlonamente el dicho: “Trump no le paró a Guaidó”.

El presidente norteamericano había preparado, silenciosamente como no es común en él, una sorpresa gigantesca.

En la presentación al Congreso de su informe del Estado de la Nación, con el agravante de encontrarse presionado por el impeachment, y con la mitad del parlamento contra él, súbitamente se detuvo para indicar que como invitado de honor, allí estaba Juan Guaidó, en quien reconocía al presidente legítimo de Venezuela.

Y Guaidó logró lo que parecía imposible: Un parlamento en que la tensión era tan fuerte que la diputada del Partido Demócrata, Nancy Pelosi, rompió como rechazo el discurso de Trump, después que éste no le dio la mano, se levantara y todos , demócratas y republicanos le dieron una ovación al dirigente venezolano.

Distinción de tal naturaleza jamás había sido obtenido por presidente alguno de Venezuela.

Pese a que Nicolás Maduro se apoye en las fuerzas armadas, tenga el respaldo de Rusia, Irán o Turquía, para la mayoría de los países, y para lo determinante de los venezolanos, el auténtico y reconocido presidente , es Juan Guaidó, poco menos que desconocido hace apenas un año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *