La escuela a distancia, afecta la economía de muchas familias

Educación

Aliria M. Ruíz Blanco.

El surgimiento de la pandemia del convid-19 ha traído consigo la adaptación a otras formas de instrucciones como lo es el «aprendizaje en línea» , esta ha sido la vía más factible para dar respuesta a la problemática educativa en muchos países y así garantizar el derecho a la educación de los niños. 

Pero realmente,  se cumple con el principio de la equidad de la educación?, pues se plantean grandes desafíos para las familias más vulnerables, en especial para las comunidades latinas, ya que muchos padres de familias han tenido ciertas  complicaciones para entender o ayudar a sus hijos en las tareas escolares, bien por poseer poco conocimientos de las herramientas tecnológicas o por tener bajos recursos económicos, y en algunas ocasiones, sin ningún empleo fijo. Igualmente, carecen de oportunidades para aplicar a ayudas federales o estatales para sobrevivir, debido a sus estados migratorios. 

Los profesores han observado con preocupación las condiciones de acceso que puedan  tener sus estudiantes en cuanto a la disponibilidad de computadoras en casa, televisores para ver las clases, tabletas o teléfonos inteligentes, impresoras o datos para descargar archivos y videos entre otras. 

En una encuesta de Bankrate señala que el 61% de los padres de niños en edad escolar dijeron que tener a los hijos en casa recibiendo educación a distancia los pone en el compromiso de reevaluar sus finanzas, al mismo tiempo que el 42% anticipa impactos negativos en la calidad de la educación de sus hijos. 

Ello ha traído como consecuencia gastos diversos adicionales, Bankrate analizó que de los 3,014 adultos encuestados, incluidos 1,592 padres y 605 padres con hijos en primaria, encontró que el 30% de los padres señala que el mayor impacto financiero con el aprendizaje remoto, son gastos adicionales como la tecnología, asesoría, comidas y cuidados infantiles. 

Otro elemento a considerar es que el 15% de los encuestados estima que pudieran dejar de trabajar por completo para poder atender a sus hijos en el aprendizaje en casa, lo que afectaría aún más los niveles económicos de algunas familias. Por otra parte,  la analista de la  industria Bankrate, Ted Rossman señala que «la mayoría de los estudiantes aprenderán de forma remota este otoño, y eso solo agotará más de la mitad de los presupuestos familiares de sus padres. 

Mientras el virus siga propagándose, es difícil imaginar una recuperación completa, ya sea que estemos hablando sobre educación, empleo, viajes o de cualquier otra cosa».                    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *