Nuevos cambios para pedir asilo en Estados Unidos

Migración

Existen muchas dudas sobre cómo será pedir asilo en Estados Unidos a raíz del anuncio de la eliminación del Título 42, política sanitaria creada por la administración del expresidente Donald Trump para deportar a personas migrantes que llegan a la frontera.

“La frontera sigue cerrada hasta que no se quite el Título 42. En otras palabras, no hay manera de llegar a la frontera, la garita y decir: ‘Quiero asilo’. Ni tan siquiera los dejan acercarse. La única manera que habría a estas alturas -si se encuentra en la frontera- es solicitar la entrevista creíble a través de las encuestas que riesgo de organizaciones que han estado trabajando de forma voluntaria con el Departamento de Seguridad”, dijo Emilio Amaya, Centro de Servicios Comunitarios de San Bernardino, en nuestro programa Entre Amigos.
La aplicación del Título 42 no tiene que ver con la Ley de Inmigración. Según Emilio Amaya, es probable que la Corte Federal en Luisiana se pronuncie sobre la demanda que hicieron Misuri, Arizona y Luisiana para impedir la aplicación antes del 23 de mayo.

La administración del presidente Joe Biden ha procesado solicitudes de asilo solamente de las personas que lo hacen a través de organizaciones y que argumentan un temor de regresar a sus países de origen. Sin embargo, las organizaciones están rebasadas con los casos y de momento no pueden recibir más porque les faltan recursos.

Cambios importantes para pedir asilo en Estados Unidos
Entre los cambios importantes para pedir asilo en Estados Unidos

1. Oficiales de asilo podrán revisar las solicitudes
La nueva regulación permitiría que los oficiales de asilo revisen y consideren las solicitudes para entrar a Estados Unidos. Esta medida solamente aplicaría en casos donde la persona fue puesta en trámites de deportación agilizada. Cualquier persona que entre después del 1 de noviembre de 2020 es prioridad de deportación.

Las razones para implementar esta medida son quitarles la carga a los tribunales y procesar de manera correcta a las personas que no califican para asilo dentro de la ley.

Asimismo, se agilizarán los tiempos de los procesos. Aunque esto es una buena señal, hay personas que no tienen los recursos para la representación legal; por lo que no tendrían tiempo suficiente para preparar su caso.

El proceso de una solicitud de asilo debe ser entre 60 y 90 días para poder acceder a la documentación requerida para demostrar la elegibilidad y poder traducir al inglés. También se pide una declaración detallada de las razones por las que se quiere hacer el trámite.

2. Cerrarán miles de casos de deportación pendientes en las cortes
La nueva regulación entrará en efecto este mes. Esta nueva medida permite que los fiscales de inmigración en ampliación de la política de uso de discreción puedan desestimar casos que no son prioridad para la deportación.

Esto permite que los oficiales de inmigración revisen los casos que tienen pendientes. En los casos donde las personas no representan un peligro para la seguridad nacional, no son un peligro para la seguridad pública y de la frontera, los fiscales pueden pedir a los tribunales que el proceso se termine. Y así, la persona ya no esté en trámites de deportación.

Diferencias entre pedir asilo y refugio en Estados Unidos
“La política migratoria en este país siempre ha estado politizada, es decir que responde a las necesidades de la política interna dependiendo de quien esté en la Casa Blanca”, comentaba Emilio Amaya.

El proceso para pedir asilo solamente se da una vez que la persona ya está en Estados Unidos. Aquellas personas que son procesados porque hay guerra, como lo que pasa en Ucrania, entran como refugiados, lo cual básicamente les permite ingresar legalmente al país y tener ciertos beneficios. Además, la entrevista de miedo creíble es la primera parte del proceso que les va a permitir o no ingresar al país.