Alexander McQueen regresó a Nueva York con su colección otoño-invierno 2022

La casita Trendy

Sarah Burton trajo la casa de Alexander McQueen a Nueva York por primera vez en 23 años, con un desfile el martes por la noche en medio de enormes pilas de astillas de madera dispuestas en un almacén de Brooklyn.

Para la presentación de la colección prêt-à-porter otoño/invierno 2022-23, Alexander Mcqueen ha elegido Nueva York. «Estoy muy feliz de estar de vuelta en Nueva York, una ciudad que siempre ha estado cerca de nuestros corazones», afirmaba Sarah Burton, directora creativa de la maison, quien también estuvo presente en los dos shows de la firma británica que tuvieron lugar en la Gran Manzana, en 1996 y 1999. «Es parte de nuestra comunidad, un lugar que siempre nos ha acogido, y esta temporada quiero honrar eso», ha resaltado.

En esta colección, Burton ha tomado como inspiración la naturaleza, en concreto en el micelio, una parte significativa de los hongos, y su relevancia en la conexión de todo el sistema. 

Metáfora que ha llevado a la sociedad y que ha querido reflejar a través de la moda. «Existimos como entidades únicas e individuales en un nivel, pero somos mucho más poderosos conectados entre nosotros, con nuestras familias, con nuestros amigos, con nuestra comunidad», ha resaltado.

Una de las modelos de Burton caminó con un suéter de punto multicolor con un enorme hongo amarillo al frente. 

Un vestido de un solo hombro tenía cristales, cuentas de plata y bordados de setas de perla sobre una base de tul invisible. 

El ambiente psicodélico también se trasladó a otros diseños, incluido un vestido de tul negro con cuentas de cristal rojo brillante y naranja luminoso, y bordado de lentejuelas.

Burton dijo que el 85% de la colección estaba hecha de tela sostenible y reciclada. 

Las astillas de madera que se usaron para crear su austero conjunto provinieron de árboles caídos y se enviarán a una granja para que las use una artista. 

En cuanto a las alternativas de cuero, indicó que algún día la casa llegará a ser libre de cuero.

«Sí, estoy segura de que en algún momento», dijo Burton. «Estamos tratando de encontrar otras maneras».