La Met Gala: Así fue la gran noche de la moda en Nueva York

La casita Trendy

El Met abre la lista a otros sectores y en su gala vemos a famosos de todas las esferas artísticas, deportivas e intelectuales: diseñadores, modelos, cantantes, actores y actrices, deportistas de élite, divas de Broadway y divas de la televisión… Cada año se elige a un grupo de ellos para que hagan de anfitriones y este año en ese grupo destacan Blake Lively y Ryan Reynols

Este año el tema que marca el protocolo es la llamada ‘Edad Dorada’ de Estados Unidos, concretamente la moda elegante de los años comprendidos entre 1870 y 1890, con referencias estéticas como la película La edad de la inocencia, de Martin Scorsese, protagonizada por Michelle Pfeiffer, Daniel Day-Lewis y Winona Ryder. 

Ellos, convertidos en Ellen Olenska, Newland Archer y May Welland han inspirado a los invitados a la gala. 

Blake Lively es una de las anfitrionas de la gala y había mucha expectación por ver su vestido.

Se trata de un diseño de la casa Versace: cuando ha llegado a la famosa escalera del MET, hemos visto un cuerpo con escote corazón y falda hasta el suelo, hecho con un rico tejido brocado inspirado en la arquitectura de Nueva York, y todo decorado con un enorme lazo a la cintura. 

A mitad de la escalera se ha detenido y ha necesitado de la ayuda de tres mozos para transformar ese lazo en una enorme cola que ha cambiado de color, del cobre metalizado al azul cielo. La ovación ha cruzado el charco. 

Simone Ashley de la mano de Jeremy Scott, director creativo de Moschino, ha optado por una moderada opulencia con un conjunto de dos piezas conformado por un cropped top de pequeñas lentejuelas que dibujan un trampantojo del pecho femenino y una falda de seda en color negro, todo complementado con unas mangas en este último tejido.

Sarah Jessica Parker fue la musa de la moda, la mujer que todos los diseñadores querían vestir, la fashion victim por excelencia. Y todo gracias al éxito de la serie ‘Sexo en Nueva York’. 

En esta ocasión ha lucido un conjunto de corsé y falda con grandes franjas en blanco y negro de Christopher John Rogers, y no ha faltado su tocado, tan característico en ella, una obra de su admirado Philip Tracy. 

Para rematar su look ha escogido joyas de Fred Leighton. En redes se dice que su vestido es un guiño al vestido de novia de Carrie Bradshaw. 

Anna Wintour suele recurrir a Prada y a Chanel, firma que la ha vestido en esta ocasión. Su look está compuesto por vestido realizado en lentejuelas de color pastel y capa cerrada que termina en una cascada de plumas rosas.

Hailey Bieber ha evocado a Jerry Hall, a través de un vestido satinado blanco firmado por  Saint Laurent, con una capa de plumas y acompañada por medias y sandalias negras. 

Se trata de un look con historia: en la primavera de 2022, el mismo desfile que sirvió para que Yves Saint Laurent se retirase de forma oficial y con todos los honores de la pasarela, es la colección a la que remite Bieber. 

En aquella recopilación que sirvió de despedida, Jerry Hall lució un look idéntico, compuesto por ese vestido y capa, que evocaba a su vez a Marlene Dietrich.

Alicia Keys es una habitual de la gala del MET y en esta ocasión está arrasando con su look de Ralph Lauren, una de las firmas que mejor encaja con la temática de este año: la moda y la estética del Nueva York de 1870 a casi 1900. 

Su vestido lleva un patrón sencillo, con escote palabra de honor y cuerpo que cae en forma tubular, realizado con lentejuelas plateadas. 

Pero lo maravilloso es su capa, una alegoría de la Gran Manzana, que lleva representados los edificios más representativos del skyline de Nueva York, la ciudad a la que tanto ha cantado con su tema ‘Empire State Of Mind’.

Emma Stone luce un minivestido de Louis Vuitton, un diseño en blanco con cuerpo de bailarina con finos tirantes y falda ligeramente evasé con plumas. Un guiño a los albores del siglo XX en Nueva York, a Daisy Buchanan, al charleston, al Art Déco… a una ciudad fascinante.