Chocolove un placer necesario que vale más que un Rinconcito

El rinconcito newyorquino

MARF

Ok, hoy, por un motivo irrelevante, recordé que existe gente a la que no le gusta el chocolate y aún se me hace difícil de creer, a pesar de conocer a un par de personas que entran en ese grupo.

Recuerdo que en algún punto de mi vida creí que si había solo una cosa que les gustara a todos los humanos sin excepción, eso era el chocolate, pero al descubrir la verdad, sentí mucha decepción y solo pensaba “¿cómo es posible?”.

Así que motivada por ese desagradable sentimiento, me dispuse a escribir sobre tan delicioso manjar creado por los mismísimos dioses.

En específico le hablaré del chocolate de Chocolove, una marca que me encantó porque apuesta por las opciones más saludables, la sostenibilidad y la responsabilidad social.

Sea en trufas, bocados o en barras, estos deliciosos chocolates combinados con sabores como caramelo, mantequilla de maní, sal marina, almendras, menta y demás ingredientes poco usuales, te dejarán con ganas de probarlos todos.

Lo que más caracteriza a esta marca es que no utilizan azúcar para endulzar sus productos, sino una fibra llamada inulina, que resulta muy beneficiosa y que los hace aptos para ser disfrutados por quien sea.

Algo que me encantó es que de acuerdo a lo que indican en su sitio web, están sumamente comprometidos con asegurarse de que cada parte del proceso se cumpla a la perfección y con defender los derechos de cada una de las personas que hacen posible el éxito de Chocolove, desde el agricultor del cacao hasta el consumidor.

Lamentablemente no cuentan con una tienda en New York, pero no es problema, solo deberán hacer su pedido y en 2 días tendrán estos exquisitos chocolates en sus manos.

Tal vez parezca una eternidad, pero vale la pena la espera.

Visiten a sus sitio web y lean a detalle todo la información que ofrecen, estoy segura de que no lo pensarán dos veces para encargar una caja y no pasará mucho para quieran hacer un segundo pedido.

IG: @chocolove