Encontré el paraíso del dulce, Posh Pop Bakeshop

El rinconcito newyorquino

Ayer fue el cumpleaños de mi vecina favorita, una mujer independiente, trabajadora, con una bellísima personalidad, siempre muy alegre y dispuesta a ayudar cada vez que puede.

Desde que llegué acá me ha orientado y colaborado con tantas cosas, y no tengo idea que hubiera sido de mí en esta ciudad sin ella.

Con tantas ocupaciones no tuve tiempo de organizarle una gran sorpresa como me hubiera gustado, pero sí logré pedir un pastel y unas galletitas deliciosas y tan divertidas como ella.

Para esta misión recurrí a Posh Pop Bakeshop y encargué un red velvet cheesecake y dos cajas que incluyen cuatro galletas cada una, de fudge de chocolate y galletas Samoa. 

Todos los productos son horneados a diario y no contienen conservantes ni gluten, pueden chequear cuales son los ingredientes de cada uno en la sección “contains”.

Su menú también incluye donas, brownies, pies, cookies pies, barras y cinnamon rolls, que necesito probar muy pronto.

Posh Pop Bakeshop es una paraíso dulce que ha sabido combinar a la perfección sus sabores y decoraciones para brinden alegría sin siquiera haber dado el primer mordisco.

Mi vecina quedó encantada y yo feliz de haber hecho su día un poquito mejor y más dulce.

IG: @poshpopbakeshop