Fuerte explosión destruyó parte del Hotel Saratoga en La Habana

Mundo Última hora

Una explosión en la mañana de hoy destruyó gran parte del Hotel Saratoga, un hotel de lujo en el centro histórico de La Habana, según reportes de medios locales y videos publicados en las redes sociales. Imágenes y videos muestran los daños a varios pisos del edificio que aún se mantenía en pie. Dos pisos perdieron paredes y ventanas y una tienda en la planta inferior quedó destruida por la explosión que ocurrió cerca de las 11:00 a.m., según reportó el diario independiente 14ymedio. El hotel, de arquitectura ecléctica y a solo pasos del Parque Central y el Capitolio, fue restaurado e inaugurado como un hotel de lujo cinco estrellas en el 2005. Allí se hospedaron varios cubanoamericanos y figuras del mundo de los negocios que acompañaron al presidente Barack Obama en su visita a Cuba en el 2016.

La explosión provocó el derrumbe de parte de la fachada del edificio, afectado también por un incendio que generó una gran columna de humo blanco, visible desde gran parte de la ciudad.

El bajo, la primera y segunda plantas del edificio –de seis pisos– quedaron gravemente afectados por la explosión, que echó abajo la fachada, provocando una lluvia de cascotes sobre la calle. La montaña de escombros en la acera supera la altura de una persona. Las plantas superiores también sufrieron daños.

Equipos de emergencia, bomberos y militares se desplazaron al lugar de los hechos. Muchos curiosos se congregaron asimismo en los alrededores del edificio.

Las autoridades de la ciudad no han informado por el momento sobre las causas de la explosión o sobre posibles víctimas.

El Saratoga se encuentra en un edificio de estilo neoclásico construido en 1880 y que desde 1933 funciona como un hotel. Su última restauración tuvo lugar en 2005, según medios oficiales. Con cinco estrellas, el hotel es considerado uno de los más lujosos de la ciudad.

El establecimiento se encuentra en pleno Paseo del Prado, una de las principales avenidas de la Habana Vieja, en el centro histórico de la capital cubana.

Las autoridades cubanas señalaron en principio que se trataba de un escape de gas