St. Patrick’s Cathedral en Nueva York

Mundo

La St. Patrick’s Cathedral puede ser perfectamente uno de los puntos de referencia más sagrados y apreciados de New York. Esta catedral católica romana de estilo neogótico es un punto de referencia y destino turístico muy popular.

La Catedral de San Patricio comenzó a construirse en 1858 dirigida por el arquitecto James Renwick que la diseñó bajo influencia francesa e inglesa. La catedral no se completó hasta 1888 en el que se añadieron las torres de la fachada Oeste.

Se construyó inicialmente en Mulberry Street, pero cuando en 1983 la catedral empezó a quedarse pequeña para alojar a sus devotos, llegó el momento de mudarse. La nueva catedral tenía que ser mucho más grande y el jefe del proyecto, el Arzobispo Hughes, decidió que reubicarla en Uptown era la mejor opción. Su idea parecía descabellada en un principio, ya que esa zona, por aquel entonces, estaba muy lejos del centro de la ciudad. Él aseguró que esta parte de Nueva York se convertiría en el punto neurálgico de la ciudad. ¡Parece que no se equivocaba!

Con su ubicación en el corazón de la Quinta Avenida y justo enfrente del Rockefeller Center, es imposible no verla. St. Patrick’s se remonta al siglo XIX. En su estilo, es el segundo templo más grande de América del Norte solo después del Santuario Guadalupano en.

Es impresionante por fuera y por dentro. Los puertas de la catedral solían estar cerrados, pero hoy en día permanecen abiertos para los que quieran visitarla. Entra y admira los altísimos techos, las 3700 vidrieras policromadas y la réplica de la Pietà de Michelangelo’s (tres veces más grande que la original). También se puede apreciar la obra de artesanos de muchos países distintos. La catedral tiene capacidad para 3000 personas y del suelo a la punta de las torres mide 100.6 metros.

Este magnífico edificio se erige en el bullicioso centro de Fifth Avenue y sus lujosas tiendas. Es todo un contraste, típicamente neoyorquino.

Puedes explorar St. Patrick’s Cathedral con un audio tour. La voz del cardenal Timothy Dolan, el arzobispo de Nueva York, te guía virtualmente a través de la iglesia. Durante aproximadamente una hora, te explicará la rica historia y arquitectura del edificio. Este tour está incluido en los pases de New York Sightseeing.