Museo Guggenheim Solomon R., un clásico de la arquitectura

Travel

El museo Guggenheim situado en la esquina de la calle 89 y la 5ª Avenida, frente a Central Park de Nueva York, es junto a la Casa de la Cascada, la obra más famosa del maestro norteamericano Frank Lloyd Wright, quien recibió el encargo del museo a sus 76 años.

Fue el último gran proyecto diseñado y construido por Wright entre 1943 hasta que se abrió al público en 1959, seis meses después de su muerte, siendo una de sus obras más largas en su creación. 

Al principio, la propia suite de Guggenheim en el Hotel Plaza de Nueva York servía como espacio de exposición para su colección de arte. 

Más adelante, en 1937, cuando su colección había crecido demasiado para albergarla en su apartamento, Guggenheim creó la Fundación Solomon R. Guggenheim.

Dos años más tarde, la Fundación abrió su primer museo: el Museum of Non-Objective Painting (Museo de Pintura No Objetiva), en la calle E 54th de Manhattan, bajo la dirección de Hilla Rebay. 

Cuatro años después, la Fundación pidió al innovador arquitecto Frank Lloyd Wright que diseñara un edificio permanente para albergar la creciente colección de arte de Guggenheim, que en ese momento incluía ya obras de Marc Chagall, Robert Delaunay, Fernand Léger, Amedeo Modigliani, László Moholy-Nagy y Pablo Picasso. Wright empleó 16 años, 700 bocetos y seis conjuntos de planos diferentes hasta completar el proyecto.

El edificio en sí mismo se convirtió en una obra de arte. 

Exteriormente el volumen principal está compuesto por una cinta continua de hormigón que envuelve esta rampa y que se inclina hacia afuera, fracturando de este modo la masividad de este volumen que forma una especie de un cono truncado invertido. 

Complementariamente se ubica otro cilindro menor ubicado en la otra esquina, y ambos volúmenes se engarzan mediante una gran losa horizontal, un puente que sirve de marquesina al conjunto. 

Wright había mostrado predilección por estos volúmenes horizontales casi flotantes, incluso desde obras tan tempranas como la Casa Robie en Chicago.

Completamente contrastando la estricta red de la ciudad de Manhattan, las curvas orgánicas del museo son una señal familiar tanto para los amantes del arte, como para visitantes y peatones por igual.

El museo está hundido respecto al nivel de la calle, y separado mediante una jardinera. 

Esto permite dar mayor contundencia a la volumetría, como si hubiera germinado y crecido desde el fondo de la tierra. Las referencias a la naturaleza, comunes en la obra de Wright, hicieron que su arquitectura se denominara «orgánica».

Para llegar al museo debe tomar la línea 4, 5 o 6 de metro y bajarse en  la parada 86th Street. Andar hacia el oeste de la calle 86th, girar a la derecha en la Quinta Avenida y subir hasta la calle 88th.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *