Pajareando a los Abuelos

Opiniones del día

Ramon Velasquez Gil.

Los nietos llegan casi siempre esperados aunque algunas veces inesperados. Es la continuación de la vida.

Y llegan, inician su periplo vital cuando los abuelos ya han llegado a la cúspide de su vida e inician esa espiral descendente, hacia la infancia de nuevo

Y es que,más antes o después llega el Alzheimer. Esa enfermedad degenerativa senil que va poco a poco borrando los recuerdos y lo aprendido durante la vida.

Es entonces, en esa etapa de la vida, cuando se crea esa relación en infinitivo de pajarear, (según nuestra definición) entre los nietos y los abuelos. Es decir, literalmente los nietos hacen lo que quieren y los abuelos los dejan hacer y hasta disfrutan de ello.

Ahora bien, no todas las veces se da esa diferencia extrema de edad entre abuelos y nietos. Existen muchos abuelos todavía en mediana edad, y que chevere debe ser cuando ese cruce de vidas puede darse en adolescencia del nieto y mediana edad del abuelo; una Interrelación de panas, amigos, confidentes, etc.

Los nietos, en la medida que van creciendo, se van dando cuenta de la tolerancia de sus abuelos hacia ellos ante la rigidez de sus padres. Obviamente esto inclina la balanza y los abuelos se hinchan de orgullo pero como todos sabemos, son cosas de raticos con respecto a los abuelos. Pues los nietos son ciertamente «hijos prestados» hasta que la espiral descendente te cansa y lo devuelves.

No obstante, la llegada de un nieto presupone el hecho más significativo en el seno de una familia pues conlleva a la perpetuación del Clan.

Escribo estas cortas líneas, en celebración a mi nieto Valentino quien acaba de cumplir cuatro meses de edad.

Saludos.