Problemas de salud comunes que trae el invierno y cómo prevenirlos

Salud

La temporada navideña en Nueva York es increíble, en ese momento la mayoría de la gente anda súper contenta; la decoración en los escaparates de las tiendas departamentales y de las boutiques de la 5ta. Avenida parecen de ensueño al igual que la decoración, la iluminación y los sonidos de la ciudad y, no obstante, la propia naturaleza con su nieve, las hojas caídas de los árboles que marcan el cierre del otoño.

Pero la estación invernal representa una temporada que conlleva riesgos para la salud y cuando esta falta o se ve afectada, no habrá decoración o villancico que maquille esta otra realidad.

Algunos problemas de salud comunes de los que deberás estar muy al pendiente en esta época son:

Resfriados, gripe y hasta COVID-19. Influenza y los rinovirus son amantes de las bajas temperaturas y, por ende, nos acechan más en estas fechas. Se replican más conforme las temperaturas caen, transmitiéndose más fácilmente, así que evita los espacios cerrados, estar en contacto con gente que no se proteja o que esté enferma recurrentemente y que te pueda infectar de algo. 

 Asma y alergias invernales. El clima de invierno puede desencadenar los ataques de asma y las alergias e incluso estar en interiores pueden agudizar. Recuerda que hay alérgenos como el polvo, la humedad, entre otros que puede contribuir a estos. Por esta razón evita las bajas temperaturas y usa cubiertas de superficies tipo en las camas para minimizar la exposición a ácaros, polvo, etc. Añade también probióticos para fortalecer tu salud digestiva y tu sistema inmune.

Dolor articular. Muchas de las crisis de artritis se desencadenan en climas fríos y húmedos. Así que trata de vestir en capas y cuando salgas considera el uso de bufanda, guantes, calcetas gruesas e incluso gorro o sombrero. Además, mantente activo físicamente ya que esto mantiene tus articulaciones saludables y de ser posible toma suplementos de vitamina D.

Hipotermia o congelamiento. Piensa que un bebe, un adulto mayor o una persona crónicamente enferma es susceptible a esto. Así que entre más baja sea la temperatura, mayor el riesgo en esta población. El enfriamiento extremo de la piel se puede detectar por el endurecimiento, el entumecimiento y la palidez, ya que el agua de los tejidos suaves de los dedos manos y pies, nariz y rostro comienzan a congelarse. Mantén las extremidades calientes y cubre al salir manos, las orejas y la cara, sobre todo.

Heridas y accidentes de invierno. Caídas por lo resbaloso del agua-nieve o en los lugares que nieva, o si eres de los que va a Ruidoso, Aspen o más allá deberías cuidarte de esto. Recuerda hacer un calentamiento antes de iniciar cualquier actividad de invierno para proteger tus músculos, no exageres al hacerlo intensamente y prepara desde tu calzado antiderrapante hasta la ropa térmica y aislante para la humedad y el frío.

Ganancia de peso. El clima frío también promueve la ingesta de alimento para que se genere calor en tu cuerpo, sobre todo de alimentos ricos en grasa o no tan saludables.  Así que en este aspecto no suspendas tu ejercicio aeróbico o de resistencia, establece tu meta de peso personal o de mantenimiento del mismo y busca ayuda de programas o expertos que te guíen y te motiven para no subir de peso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *