Renuncia primer ministro de Japón

Mundo

Comienza la carrera por el liderazgo

Shinzo Abe, primer ministro de Japón, dijo ayer que renunciaba debido a problemas de salud, poniendo fin a su mandato como primer ministro con más años de servicio en el país, en el que buscaba reactivar una economía golpeada por la deflación y presionar por un ejército más fuerte. El anuncio dado este viernes de poner fin a su mandato, crea una situación sin precedentes que da inicio a una carrera por el liderazgo en la tercera economía más grande del mundo.

Se esperaba que Abe permaneciera en el cargo hasta el final de su mandato como líder del Partido Liberal Democrático (PLD) en septiembre de 2021. Su abrupta partida desencadena una batalla de liderazgo en su partido durante las próximas semanas. El ganador probablemente se apegará a las políticas reflacionarias “Abenomics” de Abe que tuvieron resultados mixtos al resucitar la tercera economía más grande del mundo. Aún así, ya han surgido algunos sucesores potenciales, entre ellos el ministro de Finanzas, Taro Aso, el secretario jefe del gabinete, Yoshihide Suga, el exministro de Defensa Shigeru Ishiba y el jefe de política del PLD, Fumio Kishida. Se rumorea que Kishida es la elección personal de Abe, mientras que Aso comanda uno de los bloques más fuertes dentro del partido gobernante. Los expertos dijeron que es probable que el proceso electoral se lleve a cabo en las próximas semanas, con una nueva sesión parlamentaria posible para octubre.

«Ahora que no puedo cumplir con el mandato de la gente con confianza, he decidido que ya no debería ocupar el cargo de primer ministro» Abe

Si bien la especulación sobre el futuro político de Abe ha aumentado en las últimas semanas, después de dos visitas al hospital para controles de salud no especificados, la renuncia fue una sorpresa que provocó temblores en los mercados financieros de Tokio. El principal mercado de valores de Japón, que se ha más que duplicado con Abe, cayó un 2% antes de recuperarse, mientras que el yen subió por las preocupaciones de un regreso a la deflación.

«Ahora que no puedo cumplir con el mandato de la gente con confianza, he decidido que ya no debería ocupar el cargo de primer ministro», dijo Abe, de 65 años, en una rueda de prensa al anunciar su decisión. “Pido disculpas desde el fondo de mi corazón que a pesar de todo el apoyo del pueblo japonés, dejo el cargo con un año completo en mi mandato”, dijo y agrego que quería evitar un vacío político mientras Japón se enfrenta al nuevo coronavirus. Abe dijo que «ejecutare firmemente mi deber hasta el final», y hasta que se designe al próximo primer ministro, posiblemente mediante una elección de liderazgo en la que participen legisladores y miembros del partido gobernante.

La renuncia se produce pocos días después de que Abe superó el récord de mandato más largo consecutivo como primer ministro establecido por su tío abuelo Eisaku Sato hace medio siglo. Pero a pesar de toda su longevidad, no logró cumplir uno de sus objetivos más preciados: alterar la constitución pacifista de Japón de posguerra.

Fue la segunda vez que Abe dimite por problemas de salud, la primera hace más de una década y ahora sufre una reaparición de la colitis ulcerosa que lo obligó a interrumpir su primer mandato en el cargo y 

que le impidió continuar como primer ministro. Abe renunció a su primer mandato como primer ministro en 2007, por sus problemas de salud después de un año plagado de escándalos en su gabinete y una gran derrota electoral para su partido gobernante. Desde entonces, había mantenido su enfermedad bajo control con medicamentos que antes no estaban disponibles.

Abe que en su primer mandato se convirtió en el primer ministro más joven del país, se ha convertido desde entonces en el primer ministro japonés con más años de servicio, asociado para siempre con la política económica que lleva su nombre: Abenomics. Entre sus mayores decepciones, dijo, estaba su incapacidad para traer a casa a los japoneses secuestrados por Corea del Norte hace décadas.

La partida de Abe también significa que no estará a cargo mientras el país se prepara para albergar los Juegos Olímpicos de Tokio retrasados por el coronavirus al próximo año. Abe fue fundamental para ganar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. «Debemos cumplir con nuestra responsabilidad como país anfitrión de los Juegos Olímpicos», dijo Abe en la conferencia de prensa. «Por supuesto, creo que mi sucesor trabajará para albergar los Juegos Olímpicos bajo la misma creencia».

Etiquetado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *