Serena Williams tendrá su propia burbuja en NY

Deportes

Serena Williams no compartirá hotel con el resto de los tenistas presentes en los dos torneos de la gira americana, Cincinnati y US Open. La estadounidense dio una rueda de prensa en la que explicó el motivo por el que se alojará en una casa privada en lugar de compartir espacio con el resto de compañeros de los circuitos ATP y WTA durante las tres próximas semanas.

Serena Williams formará parte de la burbuja creada por la USTA en Nueva York de una forma relativa. La tenista estadounidense, que afrontará un nuevo intento en el US Open por conseguir su 24.º título del Grand Slam, se alojará en una casa privada en lugar de estar en el hotel en el que los jugadores de los circuitos ATP y WTA estarán controlados hasta el más mínimo detalle para garantizar un entorno libre al 100 % de exposición al coronavirus.

La estadounidense ha tenido problemas pulmonares y evaluó como riesgoso hospedarse en algún hotel con más personas y optó por aislarse en una casa.

“No quería estar en el hotel común porque tengo problemas pulmonares, así que entendí que ir allí suponía un riesgo personal. Si estoy en mi propia casa lo puedo controlar todo mejor. No hay servicio de limpieza, no hay ese tipo de cosas. Por mucho que quisiera estar aquí, algo que es genial, la realidad es que tengo unos problemas de salud particulares y necesito descansar bien para poder competir en Nueva York”, explicó.

En su debut en el torneo, Williams sufrió para derrotar a la holandesa Arantxa Rus, número 72 del mundo. Serena, novena del ranking de la WTA, superó a Rus por 7-6 (8/6), 3-6 y 7-6 (7/0) en 2 horas y 49 minutos de juego, en partido válido por la segunda ronda.

La estadounidense avanzó así a los octavos de final del torneo Masters 1000 y que este año se disputa excepcionalmente en Nueva York como antesala del Abierto de Estados Unidos (31 de agosto al 13 de septiembre).

“No sabría decir qué ha sido lo más complicado para adaptarse. En mi caso lo estoy llevando todo con el máximo cuidado, simplemente no estoy tomando ningún tipo de riesgo. Creo que el mayor ajuste se encuentra en realizar los tests extra, pero estoy completamente a favor de que se hagan, por supuesto”, comentó la tenista sobre lo atípico del evento.

Serena Williams aspira a conquistar en el Abierto su 24º título de Grand Slam, para igualar el récord de Margaret Court, pero desde su reaparición a mediados de agosto ha dejado dudas sobre su estado de forma.

Tras seis meses de inactividad, Williams cayó en cuartos de final del torneo de Lexington (Kentucky) ante Shelby Rogers (N.116), su primera derrota ante una rival fuera del top-100 de la WTA en los últimos ocho años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *