Tenistas que participen en el US Open lo harán bajo su riesgo

Deportes

En un documento público la Federación de Tenis de Estados Unidos (USTA) avisa a los jugadores/as que tienen previsto competir en el Abierto de Estados Unidos, que elude cualquier responsabilidad sobre posibles contagios e incluso muertes por la COVID-19, mientras que tanto la ATP como la WTA han negociado un seguro para los participantes. 

Este documento de dos páginas de la USTA ha sido filtrado en redes sociales por el tenista holandés Wesley Koolhof, 17 del mundo en dobles, que así lo ha hecho público. 

Un representante de jugadores, que prefiere permanecer en el anonimato, confirmó que existe ese documento en el que los participantes asumen toda la responsabilidad en caso de complicaciones derivadas del coronavirus. 

«Yo asumo voluntariamente la responsabilidad total sobre cualquier riesgo, incluyendo la muerte, que pueda suceder conmigo u otras personas que entren en contacto conmigo, como resultado de mi presencia en las instalaciones, ya sea por negligencia del NTC (National Tennis Center) o de otro modo», dice la nota de la USTA en el párrafo más importante, reproducida por Koolhof. 

Estoy de acuerdo en que todas las controversias y reclamaciones que surjan de o en relación con esta renuncia o mi presencia en las instalaciones durante la pandemia de COVID-19 deben ser perseguidas de manera individual solamente. Al firmar, renuncio a mi derecho a iniciar, o ser parte de, cualquier acción o reclamación colectiva», señala el documento. 

«USTA y ATP han trabajado conjuntamente en los términos legales para que el Abierto de Estados Unidos se dispute y se ha suscrito un seguro para el jugador y entrenador» por si se produjese alguna incidencia durante el torneo. 

Los que compitan en este Grand Slam, que se disputará, del 31 de agosto a 13 de septiembre, además de tener que vivir en la ‘burbuja’ de Nueva York, tienen que renunciar así a acciones legales contra la organización, en caso de contagio por la COVID-19 o incluso muertes. 

Las condiciones para participar exigen estrictas medidas de confinamiento entre un hotel del aeropuerto y el recinto de juego, y eso ha generado muchas dudas, como expresó recientemente el suizo Stan Wawrinka, la última baja de importancia. 

La rumana Simona Halep, dos del mundo, ha comunicado que decidirá su participación al término del torneo de Praga en el que participa esta semana, sin duda, para meditar sobre las últimas informaciones que conciernen a los jugadores. 

Luego de Nueva York, los tenistas tienen una cita en el Abierto de Roma, que anunció este martes que los jugadores que vengan del US Open no serán sometidos a la cuarentena por el COVID-19.

Así la refleja el artículo 1 del decreto firmado por el Primer Ministro italiano: todo deportista que llegue a Italia procedente de otros países podrá competir sin necesidad de realizar cuarentena previa de 14 días. Es decir, en el caso que nos ocupa, que no es otro que el tenis, los y las tenistas que procedan del US Open sólo necesitarán dar negativo en Covid-19 pasadas 48 horas desde su aterrizaje en suelo italiano. De este modo, quienes jueguen el US Open, y den negativo en tierras italianas, podrán jugar el torneo de Roma sin cuarentena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *