Un poco de la astrología médica

Astrologia

El mundo de la astrología es sumamente amplio y se relaciona con nuestra vida en aspectos tan profundos e íntimos en muchos casos, que a veces nos puede resultar un poco extraño o impresionante. Sin embargo, así es mejor, ya que mientras más nos adentramos en busca de respuestas, más información detallada y precisa podremos obtener.

Justo de esa manera me sentí al descubrir que existía la astrología médica y aún más cuando entendí mejor en qué consistía. Así que mi tarea el día de hoy es tratar de darte una explicación bastante sencilla y práctica para que entiendas mejor esta interesante rama de la astrología y seas capaz de entender cómo puede ayudarte en tu salud, y por ende en tu vida; especialmente en tu futuro, sea a corto o largo plazo.

La astrología médica, también conocida como iatromatemática, es una rama de la astrología que trata de la relación entre los astros y la salud. Todo comienza, como siempre, con el día de nuestro nacimiento, y como nuestro signo está relacionado con alguna enfermedad o afección en específico, pues esto servirá para saber a cuál somos más propensos de padecer. Los primeros indicios de esta práctica datan del siglo XV cuando muchas personas, al darse cuenta de la propiedad predictiva de la astrología, comenzaron a abordar a los astrólogos con preguntas acerca de su salud como ‘¿estoy embarazada?’ o ‘¿cuánto tiempo me queda de vida?’.

Como dije anteriormente, a continuación te daré una explicación sencilla y básica de la relación de los signos zodiacales y la salud, porque la verdad este es un tema muy extenso que incluye no solo la relación más superficial con los signos, sino con las casas astrológicas, los planetas, los trastornos, la genética, entre otros. 

Estas son las partes del cuerpo que se ven más afectadas de acuerdo a cada signo zodiacal en específico: 

Aries: cabeza, cerebro y cara, exceptuando la nariz.

Tauro: mandíbula inferior, orejas y oídos, vértebra cervical y aparato fonador.

Géminis: brazos, hombros, manos, aparato respiratorio y músculos de esta zona.

Cáncer: pecho, senos, costillas y sistema digestivo.

Leo: corazón, venas, columna vertebral y región dorsal.

Virgo: sistema digestivo y sistema nervioso.

Libra: región lumbar, aparato urinario y piel.

Escorpio: sistema reproductor, órganos sexuales y aparato excretor. 

Sagitario: arterias, muslos, piernas y caderas.

Capricornio: sistema esquelético, rodillas, uñas, dientes y articulaciones.

Acuario: sistema circulatorio y médula ósea.

Piscis: pies, tejido adiposo y sistema linfático.

Adicionalmente, también existen una manera de clasificar los signos de acuerdo a las enfermedades que resultan más vulnerables: las triplicidades, en donde los cuatro elementos entran en la ecuación. Por otra parte se encuentran las cuadriplicidades, que tiene que ver con las probabilidades de cada grupo de signos de ser más o menos propensos a enfermarse.

Triplicidades

Elemento fuego (Aries, Sagitario y Leo): calientes y secos; son los del temperamento bilioso, propensos a problemas digestivos y hepáticos, pero gozan de un sano sistema respiratorio. También tienen tendencia a la hipertensión arterial, escalofríos, neuralgias y calambres.

Elemento tierra (Tauro, Virgo y Capricornio): fríos y secos; se refieren a lo nervioso, son de sistema nervioso débil y con tendencia al insomnio.

Elemento aire (Géminis, Libra y Acuario): calientes y húmedos; representan el temperamento sanguíneo. Tienen tendencia a ser obesos y sufrir de problemas en el sistema circulatorio y el sistema respiratorio.

Elemento agua (Cáncer, Escorpio y Piscis): fríos y húmedos; representan el temperamento linfático. Suelen ser propensos a hipersecreciones, problemas digestivos y somnolencia.

Cuadriplicidades

Aries, Libra, Cáncer y Capricornio: representan la vitalidad, porque aunque son propensos a enfermarse con regularidad por su poco cuidado personal, se recuperan rápidamente. 

Tauro, Escorpio, Leo y Acuario: representan la estabilidad pues gozan de muy buena salud; sin embargo, cuando se enferman, en muchos casos suelen ser males un poco riesgosos.

Géminis, Sagitario, Virgo y Piscis: representan la inestabilidad, y es que al contrario de los signos anteriores, suelen enfermarse con muchísima regularidad pero de males débiles o de corta duración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *