Vuelta al teatro a Nueva York bajo la mirada de la directora argentina Tatiana Pandiani

Teatro

Sin dudas la pandemia del coronavirus afectó a todos los rubros, pero el teatro y las actividades culturales fueron los primeros en cerrar sus puertas, y son los últimos en volver. En el caso de Nueva York, y tras 18 meses de incertidumbre, el próximo 24 de junio a las 17 llegará AZUL, un musical latinoamericano inspirado en la vida y obra del poeta Nicaragüense Rubén Darío, adaptado al formato teatro musical americano.

De la mano de Jacinta Clusellas y Tatiana Pandiani, en el New York Theatre Workshop de Manhattan; las luces se volverán a prender, y la gente podrá conectar de nuevo con sus artistas. En exclusiva para GENTE, dialogamos con Tatiana, quién es escritora, directora y coreógrafa. A lo largo de su carrera trabajó en distintos proyectos de Broadway como What the Constitution Means to Me, nominada al Tony Award del 2019.

“Cuando comenzó esto sentí muchísima incertidumbre. Cuando vino la pandemia yo estaba en Chicago con una obra de Broadway y habíamos estado unas semanas remontándola, estuvimos un mes y nos mandaron a Nueva York. Fue una pesadilla, teníamos horarios nuevos cada tanto. En septiembre del año pasado se congeló todo, y a mi me surgió una obra para dirigir en Miami con distanciamiento social. El programa de vacunación de Biden está funcionando muy bien, y eso le está dando mucha más certeza a los productores de volver, aunque no está muy claro cuáles van a ser las reglas, si van a pedir que sea obligatorio estar vacunado o no, si habrá que usar barbijos o no en teatro, etc. Todavía hay incertidumbre pero energía positiva de que las cosas están arrancando. Va a ser todo más gradual, son pocas las obras que abrirán en septiembre, muchas lo harán en la época de las fiestas”, relata.

Sin embargo, es optimista y cree que “El público está desesperado de participar en la actividad cultural de Nueva York. En el verano hay más música en la calle. La gran mayoría de la gente está vacunada y se sienten seguros de que no se están poniendo en peligro. Respecto al tema turístico, ayer se levantaron todas las restricciones, y se va a reactivar Broadway de esta manera. El teatro musical es muy sanador, tiene una alegría de vivir. Cuando sentimos que no podemos hablar, cantamos. Es un momento de celebración y comunidad, hay esperanza”.

Acerca de Azul, indicó que está inspirado en Rubén Darío pero no es biográfico. “Arrancamos en un mundo de realismo mágico Latinoamericano, y después caemos en el segundo acto a una realidad en Nueva York tras la caída de las Torres Gemelas. De alguna manera está un poco conectado a este momento, donde la ciudad se está reconstruyendo. Era una ciudad gris con incertidumbre y ahora está volviendo al color y a la vida. AZUL se trata de eso, de los ciclos de la vida, tanto en lo social como en los personajes de la obra. Es una buena historia para este momento que estamos tratando de reconocer cómo era nuestra vida antes de la pandemia”.

“La vuelta de Broadway genera un gran momento de felicidad. Pero fue un año muy duro, no sólo por la pandemia, sino también por las protestas, fue una transición de gobierno muy difícil. La industria del teatro está finalmente cayendo en cuenta de la importancia de la equidad racial, de la justicia social, género. Hay una movida para que no sea sólo volver a como era todo antes, sino volver mejores. Hay mucho para aprender”, dijo finalmente.

AZUL se presentará el próximo 24 de junio a las 17 en el New York Theatre Workshop de Manhattan. Libretto de Tatiana Pandiani y Melis Aker. Letras y música de Jacinta Clusellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *