Real Madrid campeón de La Liga de España

Deportes Información y servicios del gobierno

Manuel Tomillo

Un doblete de Karim Benzema ante el Villarreal (2-1) en su curso más goleador, siempre referente, sentenció la Liga a falta de una jornada, la trigésima cuarta del Real Madrid en su historia, la segunda de Zinedine Zidane, que dejó un sello inconfundible a una competición marcada por meses de parón por el coronavirus y una racha triunfal de diez partidos que sentenció el título.

A la hora de la verdad, cuando los partidos son finales, el Real Madrid no falla. Mentalidad ganadora, diez triunfos consecutivos, 19 goles a favor con Benzema como referente y apenas tres en contra con Courtois salvador. Una apisonadora posconfinamiento que reivindica más que nunca el trabajo de Zidane.

Tácticamente perfecto para anular al Villarreal en su partido más temido. Intensidad defensiva de un equipo que lucha unido y domina al rival hasta que encuentra el momento de asestar un golpe. Lo encontró por un error impropio de la elite de Sofian Chakla en salida de balón.

Un calendario insostenible, con partidos cada tres días para cerrar la Liga como se pudiese, no da cabida a exhibiciones futbolísticas. La primera parte de Granada aparecía entre los momentos blancos más brillantes y la igualó frente al Villarreal. Dominador, avisando desde los primeros compases con un balón preciso de Ramos a la carrera de Carvajal que buscó sorprender por alto a Asenjo sin éxito. Benzema lamentando que no viese su desmarque. Su premio estaba por llegar.

El duelo llevaba el aroma de Modric. El final de temporada del croata es sorprendente. Su pico de forma cuando más agotado debía estar. Sin reflejar su edad en el esfuerzo. Apareció por todos los lados, dejando muestras de calidad en cada control, sombrero o regate. Se animó con un disparo ante el que se lució Asenjo. Casemiro encontraba el desmarque de Benzema que chutaba cruzado la primera.

El Villarreal pedía a gritos el balón pero estaba asfixiado por el rival y añorando la importancia de un líder como Santi Cazorla, hoy en el banquillo. Otro veterano como Ramos demostraba que la edad es solo un número del DNI en su duelo con Samu Chukwueze. Un duelo tan desigual por edad y en el físico. Con el capitán imponiéndose en cada pugna. Exhibiendo potencia.

Así llegó el tanto que rompió el partido. El error de Chakla donde un defensa tiene prohibido fallar. Inicio de jugada, su equipo descolocado, pérdida de balón arriesgando el pase con Casemiro adelantándose para el robo y Modric en un jardín con espacios para inventar. El movimiento siempre inteligente de Benzema, al espacio, y la definición con el balón por debajo de las piernas de Asenjo. El Barcelona perdía. La Liga estaba sentenciada.

El Barca por la puerta de atrás

El Barcelona se despidió de La Liga de la peor manera, con una derrota en el último partido en casa del curso ante Osasuna (1-2), y ofreciendo una mala imagen frente a un rival que fue mejor, pese a que jugó los últimos 20 minutos con uno menos.

El partido de fue el resumen de la temporada. El Barça es muy vulnerable atrás y previsible en ataque y cualquier rival le puede hacer frente con pocas armas.

Todas las dudas mostradas por el Barcelona después de que La Liga regresara, pero también antes, se vieron sobre el Camp Nou. Donde un equipo plano, sin ideas y con la gasolina justa, se despidió del campeonato de la peor manera.

Los rivales de los azulgranas tienen demasiado premio con poco. Basta una defensa con tres centrales para taponar el ataque local, dos carrileros con proyección, trabajo en el centro del campo y una buena transición, para acabar con las aspiraciones de los de Quique Setién.