Reino Unido evitó sabotaje cibernético de Rusia a Tokio 2020

Deportes

El Ministerio de Exteriores del Reino Unido acusó a los servicios de inteligencia militares de Rusia (GRU) de haber llevado a cabo ciberataques contra los organizadores de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020.

Agentes rusos fijaron como objetivos de sus “reconocimientos cibernéticos” a miembros de la organización del evento deportivo, empresas de logística y patrocinadores relacionados con ellos, indicó el Foreign Office (El Ministerio de Relaciones Exteriores británico) en un comunicado.

“Las acciones del GRU contra los Juegos Olímpicos y Paralímpicos son cínicas e imprudentes. Las condenamos en los términos más enérgicos”, afirmó el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, que aseguró que Londres continuará trabajando con sus aliados para “identificar y contrarrestar futuros ciberataques maliciosos”.

Los Juegos de Tokio se iban a celebrar a mitad de este año, pero debido a la pandemia coronavirus se han pospuesto hasta julio de 2021. Por su parte, el Gobierno japonés afirmó este martes que no se pueden “pasar por alto” ciberataques “maliciosos” como el que fue denunciado en las últimas horas desde Londres, aunque los responsables olímpicos dijeron que no han observado un “impacto significativo”.

 El diario británico The Times informó que las autoridades aseguraron que agentes rusos simularon ser ciberdelincuentes norcoreanos y chinos con la intención de conseguir venganza en la investigación por dopaje del equipo olímpico ruso.

Londres, sin embargo, aseguró que esta no es la primera vez que detecta intromisiones similares y que el GRU ruso ya llevó presuntamente a cabo ataques contra la organización de los Juegos de invierno de Pyeongchang, en 2018. La intención en este caso era generar un ataque que borraría datos de computadoras con un software malicioso y “potencialmente” podía paralizar la competencia, aseguró el citado medio.

Este ataque es el último de una serie de intentos de piratería informática contra las organizaciones deportivas internacionales que, según los funcionarios occidentales y los expertos en seguridad cibernética, han sido orquestados por Rusia desde que estalló el escándalo del dopaje hace cinco años. Desde ese entonces, el país fue excluido de los principales eventos deportivos.