Plan Biden sin el Título 42: expulsiones aceleradas de inmigrantes y más vigilancia

Migración

La Administración Biden tiene un plan de seis ejes para aplicar en la frontera al terminar con el Título 42, el cual incluye deportaciones aceleradas, mayor vigilancia, así como la colaboración con organizaciones civiles y gobiernos locales en la frontera con México, adelantaron funcionarios.

Biden todavía deberá enfrentar un revés de una Corte de Distrito en Louisiana para bloquear sus intenciones de terminar con el Título 42, pero funcionarios de alto nivel adelantaron el plan para la frontera con México, el cual incluye expulsiones aceleradas y mayor vigilancia.

El plan incluye aumentar los recursos para la frontera; aumentar la eficiencia de oficiales migratorios; aplicar un régimen de “consecuencias agresivas”; reforzar la capacidad de las organizaciones civiles y mayor coordinación con socios estatales y locales; perseguir a los cárteles y contrabandistas, y trabajar con los socios regionales.

Funcionarios reconocieron que hay una expectativa de aumento de inmigrantes en la frontera una vez que termine el Título 42, el cual permite la expulsión expedita de no ciudadanos y los impide de solicitar asilo.

Los esfuerzos del gobierno –que se integran en un memorando firmado por el secretario Alejandro Mayorkas— ya están siendo implementados, para “abordar un número cada vez mayor de migrantes que esperamos ver cruzar la frontera suroeste cuando se levante el Título 42”, apuntó uno de los funcionarios.

“Siempre y cuando el tribunal realmente emita la orden, el Departamento planea cumplir con esa orden”, dijo uno de los funcionarios. “Sin embargo, me gustaría señalar que cuando se levante la Orden del Título 42, tenemos la intención de expandir significativamente el uso de la expulsión acelerada a través de nuestras autoridades del Título 8 y, por lo tanto, imponer consecuencias de cumplimiento de la ley a largo plazo para aquellos que buscan cruzar la frontera sin una base legal”.

El memorando del secretario Mayorkas enfatiza la aplicación del Título 8, que es una medida sobre peticiones de asilo, lo cual permitirá responder lo antes posible a una solicitud creíble o acelerar la expulsión de la persona que no cumpla con los requisitos.

Parte de los esfuerzos también son diplomáticos, ya que la Administración Biden está pidiendo que varios países cooperen en las deportaciones, sobre todo en los casos de aquellos inmigrantes con órdenes finales, además de que esas naciones apliquen sus leyes migratorias.

“Estamos pidiendo que otros países den un paso al frente y hagan cumplir sus propias leyes de inmigración“, dijo uno de los funcionarios, pues se considera que si un solicitante de asilo no aplica para un determinado país es motivo para no contemplarlo en EE.UU. “Y para aquellos que ingresan a su territorio, han tenido la oportunidad de solicitar asilo y se descubre que no califican… también podrían eliminarse de esos países, realmente sentimos que necesitamos una verdadera responsabilidad compartida”.