Making Waves Studios: “la esperanza de crear cambios que desean ver en el mundo”

El rinconcito newyorquino

MARF

Les voy a contar una pequeña historia sobre mí; comenzando el 2020, por fin estaba cumpliendo el propósito de año nuevo de volverme una persona fitness tomando clases de zumba, pero en marzo de ese año, todos sabemos lo que sucedió y no pude continuar con mi rutina. ¡Qué suerte la mía!

Sin embargo, pocos días después de que el mundo se paralizara, tomaba auge una gran alternativa para aprender desde casa, incluyendo, por supuesto, la zumba.

Admito que nunca me preocupé en continuar mis clases desde casa, pero tal vez si alguien me hubiera hablado de Making Waves Studios en ese momento, hoy tuviera el cuerpo con el que sueño.

Esta compañía es una hija de la pandemia, creada por Andreina Febres Cordero y Adriana Oyarzun, para responder a la demanda de clases de zumba –y luego de yoga y meditación– que no podían dictar de forma presencial.

En pocos meses ya podían ver el fruto de su trabajo, cuando más personas de todo el mundo se sumaban y pagaban más del costo de las clases, a modo de donación.

A partir de allí, estas admirables mujeres decidieron tomar parte de este dinero que recibían y hacer donaciones a personas y negocios que estuvieran pasando por dificultades económicas.

En los últimos 2 años han logrado donar un total de 28 mil dólares a más personas y organizaciones que lo han necesitado.

Actualmente, Making Waves Studios, ahora formado por un equipo de 4 grandiosas mujeres, mantiene la modalidad online, pero retomó las actividades presenciales porque suelen ser más efectivas y motivadoras, logrando así recaudar mucho más dinero para que sea posible donar el 5% de cada venta.

Dentro de 3 días, Andreina, Adriana, Talía y Valentina, realizarán un evento en Oakland para celebrar el segundo aniversario de la compañía en el que el 100% de las ganancias serán destinadas a familias ucranianas afectadas por la actual guerra.

Su misión de lograr el bienestar físico y mental de la gente, mutó para convertirse en un apoyo económico que traiga tranquilidad a tantas personas que lo necesitan “con la esperanza de crear el cambio que desean ver en el mundo”.

Making Waves se traduce en hacer olas de ayuda para ayudar a quien lo necesite y cualquiera de ustedes puede contribuir con ello mientras cumplen con el propósito de año nuevo que yo no tuve la voluntad de continuar.