5.000 mascotas muertas en un almacén de China

Mundo

ONG logra rescatar 250 animales con vida

Más de 5.000 mascotas han sido encontradas muertas en una empresa de paquetería de Luhoe, una ciudad de más de dos millones y medio de habitantes que pertenece a la provincia de Henan, en el centro de China. Los animales estaban en el interior de cajas de cartón preparados para ser enviados a distintos puntos del país, pero ya muertos. Los animales, repartidos en más de 6.000 cajas pequeñas por todo el servicio de paquetería, han estado durante semanas en las instalaciones, sin recibir agua ni comida. Tras su compra por Internet, todos los animales fueron enviados en cajas pequeñas a través de paquetes exprés hasta la estación logística de Dongxig, en la ciudad de Luohe a principios del mes de septiembre.

El hallazgo tuvo lugar el pasado 22 septiembre, momento en el que 20 voluntarios de ‘Wutuobang’ (Utopía)  se desplazaron al almacén y descubrieron las miles de mascotas muertas. Según la ONG Utopía, que ha denunciado los hechos, lamentablemente, de los miles de animales que encontraron, tan solo pudieron rescatar con vida a 250, mientras el resto ya había fallecido. Uno de los voluntarios que participó en el hallazgo comento que «las cajas abarrotaban el almacén, provocando un fuerte olor, entonces comprobamos que muchos animales dentro habían muerto de asfixia, hambre o sed».

Algunos defensores de los animales han denunciado a través de las redes sociales diversas informaciones que apuntan a que los animales muertos procedían de una granja en la provincia de Anhui, en el este de China, que se encargaba de criarlos para luego venderlos a través de internet como animales domésticos a todo el país. En ese momento, habrían sido trasladados en tres camiones desde la granja hasta el almacén de la empresa de paquetería en la ciudad capital de Henan, en el centro del país. Por el momento, se desconoce por qué la empresa ‘Yunda’, autorizada para este tipo de envíos, dejó a los animales abandonados en este almacén. Se cree que la razón fue una falta de coordinación entre la empresa de paquetería y los criaderos de animales, una industria dedicada a las mascotas, que no ha dejado de crecer en los últimos años en China.

Según explica la fundadora de Utopía, «el almacén estaba abarrotado de cajas de cartón con miles de animales que ya habían muerto, y todo el lugar apestaba a cuerpos en descomposición. Era como vivir en el infierno». La policía ya ha anunciado una investigación para analizar lo ocurrido y depurar responsabilidades. En concreto, los voluntarios encontraron en las cajas perros, gatos, conejos o, incluso, cobayas, que habían sido comprados por Internet y fallecieron tras pasar una semana en las instalaciones de la empresa china. Todos estaban encerrados en jaulas de plástico o metal y, después, introducidas en cajas de cartón que tenían unos pequeños orificios para que pudieran respirar. Los voluntarios de la ONG pudieron salvar a 200 conejos y unos 50 gatos y perros, que fueron trasladados a distintas clínicas veterinarias

Según expertos, las leyes de China prohíben el envío de anímale vivos en paquetes ordinarios. Además, la Ley Postal expone que no está permitido enviar los animales vivos por correo. No obstante, como las reglas se introdujeron hace décadas, en 1990, sin las correspondientes medidas de penalización, no es fácil para los departamentos administrativos castigar directamente a los infractores. Según la ONG que encontró a los animales, creen que la empresa de paquetería se habría negado a hacer los envíos  para no violar las leyes de transporte y el criador no habría ido a recogerlos de nuevo. Una «falta de comunicación» que habría resultado letal.

Desde Utopia también aseguran que «tanto los compradores como los vendedores también tienen responsabilidad» y piden que las personas no compren animales domésticos y se decanten por la adopción. Entre los 20 voluntarios de la ONG consiguieron salvar a unos 250 animales, la mayoría que se encuentran sanos serán adoptados por familias locales, mientras que los que no están en las mejores condiciones fueron repartidos entre distintas clínicas veterinarias para ser atendidos y salvarles la vida.