El Apple Watch puede detectar COVID-19 antes de presentarse los síntomas

Salud

El Apple Watch, uno de los wearables más populares del mercado español, puede ser clave para luchar contra la Covid, según los resultados del último estudio de investigadores del Hospital Mount Sinai en Nueva York.

Los resultados del estudio han sido revisados por pares y publicados en el Journal of Medical Internet Research. En el mismo se han involucrado 279 empleados del área sanitaria de la institución Monte Sinaí de Nueva York. Durante el tiempo del estudio han utilizado smartphones iPhone 6 o modelos superiores y relojes inteligentes Apple Watch Series 4 o superiores. Los datos captados por los sensores del Apple Watch eran transmitidos a la app Salud de iOS que los compartía con la app Warrior Watch desarrollada por los investigadores.

Para participar en el estudio, cuyo nombre es Warrior Watch Study, es necesario ser personal de salud del hospital Monte Sinaí con más de 18 años de edad y contar con iPhone y Apple Watch (o estar dispuesto a usar uno proporcionado por el equipo).

Los encargados del estudio, Robert Hirten y Zahi Fayad, usan como principal señal biométrica la frecuencia cardíaca, que es uno de los principales indicadores del sistema nervioso central.

A la par, cada participante llena diariamente un formulario con síntomas que se asocian con los más frecuentes al padecer COVID-19 (fiebre, tos seca, dolor de cabeza, problemas gastrointestinales y pérdida de olfato y sabor).

Los investigadores mantienen la esperanza de que los resultados de su estudio puedan contribuir a expandir la anticipación en la detección de brotes contagiosos por coronavirus, de manera que pueda actuarse desde el primer momento en el aislamiento de los contagiados, evitando la transmisión a otras personas con quienes mantengan contacto sin necesidad de acudir a exámenes físicos.

El estudio no acaba tras ofrecer estos resultados. Los investigadores responsables del mismo planean ampliar si hay otros dispositivos de tipo wearable capaces de suministrar información que permita anticipar el diagnóstico, como puede ser a través de la monitorización del sueño.

En paralelo, la propia Apple colabora en una investigación conjunta con equipos de investigación en centros médicos de Seattle y Washington acerca de cómo los cambios en la oxigenación de la sangre y el ritmo cardiaco pueden constituir señales de alerta temprana de la presencia de gripe y COVID-19.