Estados Unidos declara el brote de la viruela del mono como emergencia de salud pública

Salud

El gobierno federal declaró una emergencia de salud pública el jueves para reforzar la respuesta al brote de viruela del mono que ha infectado a más de 6600 estadounidenses.

El anuncio liberará dinero y otros recursos para combatir el virus, que puede causar fiebre, dolores corporales, escalofríos, fatiga y bultos parecidos a granos en muchas partes del cuerpo.

“Estamos preparados para llevar nuestra respuesta al siguiente nivel para abordar este virus, e instamos a todos los estadounidenses a que se tomen en serio la viruela del simio”, dijo Xavier Becerra, jefe del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

La declaración del HHS se produce cuando la administración Biden ha enfrentado críticas sobre la disponibilidad de la vacuna contra la viruela del mono. Las clínicas en las principales ciudades como Nueva York y San Francisco dicen que no han recibido suficiente vacuna de dos dosis para satisfacer la demanda, y algunas han tenido que dejar de ofrecer la segunda dosis para garantizar el suministro de las primeras dosis.

La Casa Blanca dijo que ha puesto a disposición más de 1,1 millones de dosis y ha ayudado a aumentar la capacidad de diagnóstico nacional a 80.000 pruebas por semana.

El virus de la viruela del simio se propaga a través del contacto prolongado de piel con piel, incluidos los abrazos, las caricias y los besos, así como al compartir ropa de cama, toallas y ropa. Las personas que se han enfermado hasta ahora han sido principalmente hombres que tienen sexo con hombres. Pero los funcionarios de salud enfatizan que el virus puede infectar a cualquiera.

adie en los Estados Unidos ha muerto. Se han reportado algunas muertes en otros países.

A principios de esta semana, la administración de Biden nombró a altos funcionarios de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para que sirvan como coordinadores de la Casa Blanca para combatir la viruela del mono.

La declaración del jueves es un paso importante, y atrasado, dijo Lawrence Gostin, experto en leyes de salud pública de la Universidad de Georgetown.

“Señala la seriedad y el propósito del gobierno de EE. UU., y hace sonar una alarma global”, dijo.

Según la declaración, el HHS puede retirar fondos de emergencia, contratar o reasignar personal para hacer frente al brote y tomar otras medidas para controlar el virus.

Por ejemplo, el anuncio debería ayudar al gobierno federal a buscar más información de los funcionarios de salud estatales y locales sobre quién se está infectando y quién está siendo vacunado. Esa información se puede usar para comprender mejor cómo se desarrolla el brote y qué tan bien funciona la vacuna.

Gostin dijo que el gobierno de EE. UU. ha sido demasiado cauteloso y debería haber declarado una emergencia nacional antes. Las medidas de salud pública para controlar los brotes se han enfrentado cada vez más a desafíos legales en los últimos años, pero Gostin no esperaba que eso sucediera con la viruela del simio.

“Es un caso de libro de texto de una emergencia de salud pública”, dijo Gostin. “No es un problema de estado rojo o azul. No hay oposición política a la lucha contra la viruela del simio”.

Una emergencia de salud pública puede extenderse, similar a lo que sucedió durante la pandemia de COVID-19, anotó.

La urgencia de la respuesta actual se deriva de la rápida propagación del virus, junto con la disponibilidad limitada de la vacuna de dos dosis llamada Jynneos, que se considera la principal arma médica contra la enfermedad.

Las dosis, administradas con 28 días de diferencia, actualmente se administran a las personas poco después de que creen que estuvieron expuestas, como medida para prevenir los síntomas.

Becerra anunció la declaratoria de emergencia durante una llamada con periodistas. Durante la llamada, el comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos, Robert Califf, dijo que los reguladores están revisando un enfoque que estiraría los suministros al permitir que los profesionales de la salud vacunen hasta cinco personas, en lugar de una, con cada vial de Jynneos.

Bajo este llamado enfoque de «ahorro de dosis», los médicos y otras personas usarían una inyección menos profunda debajo de la piel, en lugar de la inyección subcutánea actualmente recomendada en la etiqueta de la vacuna.

Califf dijo que una decisión que autorice ese enfoque podría llegar “en unos días”.

Eso requeriría otra declaración, para permitir que el gobierno modifique sus pautas sobre cómo administrar la vacuna, dijeron las autoridades.

Los funcionarios de salud señalaron un estudio publicado en 2015 que encontró que la vacuna Jynneos administrada de esa manera fue tan efectiva para estimular el sistema inmunológico como cuando la aguja penetra más profundamente en otro tejido.

Pero los expertos también han reconocido que todavía están recopilando información sobre qué tan bien funciona la administración convencional de una o dos dosis completas contra el brote.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.