Insólita colección de moda hecha en silicona se hace viral y se agota en minutos

Espectáculo

El trabajo de la diseñadora de moda y artista Beate Karlsson es toda una oda a la silicona. Un polímero de casi 200 años de historia sin el que sería imposible concebir la vida moderna. 

Está en todas partes: en la industria farmacéutica, en la del automóvil, la construcción, la medicina, la decoración, el arte, la bisutería. Pero quizás nadie le había dado un uso tan lúdico y estético en la industria de la moda como lo ha hecho la diseñadora sueca de 25 años Beate Karlsson. 

Formada en Central Saint Martins (Londres) y Parsons (Nueva York), Beate Karlsson ha colaborado en firmas de moda como Pyers Moss (donde trabaja actualmente como diseñadora), Avavav Firenze (joven marca de la que lleva la dirección creativa en la actualidad), Vera Wang, Karl Lagerfeld. Incluso ha vendido sus primeras colecciones en Dover Street Market. 

Hoy, Beate Karlsson trabaja desde Nueva York y ejerce la dirección creativa en Avava Firenze donde vende sus creaciones, desde lo más wearable a lo más loco, aunque en realidad todo es “wearable”, todo depende de la persona y del evento donde se vayan a lucir sus looks.

Las primeras piezas de Beaten Karlsson que se viralizaron en Instagram fueron las plataformas Fat Baby, una especie de enormes chanclas de silicona en colores pasteles que vieron la luz en el año 2018. Luego llegaron otras piezas aún más mediáticas. Y finalmente ha revolucionado las redes con las Bloody Feet, unas botas mosqueteras de caña altísima que se han agotado en cuestión de segundos, y eso que costaban poco más de mil dólares. 

Pero es posible apuntarse a la lista de espera, porque saldrá una pequeña reedición de estos pies inspirados en los monstruos de los cómics en diferentes versiones, incluso botines. Alucinantes piezas artesanales, puro arte, que sirven de complemento para el resto de la colección de Beate Karlsoon para Avavav Firenze, creaciones muy originales también, pero mucho más wearables o ponibles.