La supermodelo Bella Hadid deslumbra con un vestido vintage de Dior

La casita Trendy

Recientemente, vimos a Bella Hadid en la gala para The Prince’s Trust, como una diva de los años 50. 

La supermodelo nos demostró que más allá de las tendencias de los 2000, el estilo clásico del siglo pasado nunca pasa de moda. 

Trabajando en equipo con el extraordinario estilista de celebridades, Law Roach, Hadid eligió un vestido negro de satén que fue diseñado por Yves Saint Laurent para Christian Dior en 1959.

Etiquetándola en broma como «Bella Kennedy Onassis», Roach explicó en su cuenta de Instagram que había comprado el hermoso diseño para su propio archivo personal de Aralda Vintage. 

Él y Hadid también compartieron el boceto original del vestido de Saint Laurent.

Tanto Roach como Hadid han tenido una gran influencia en hacer que la moda vintage en la alfombra roja sea una tendencia.

Hace unos años, la supermodelo causó sensación en el Festival de Cine de Cannes con un vestido vintage de Roberto Cavalli que alguna vez usó Sharon Stone , y desde entonces ha elegido numerosos diseños vintage para sus momentos más importantes en la alfombra roja.

Mientras tanto, Roach, quien quizás sea mejor conocido por diseñar a Zendaya, ha hecho una carrera creando momentos impresionantes en la alfombra roja para sus clientes, a menudo encontrando vestidos en un archivo que contará una historia real.

El traje, que marcó la era del New Look con su estética actualizada, se complementó con unos largos guantes de noche negros y transparentes -un must-have de la temporada- gracias también al éxito de la serie Bridgerton, y un par de zapatos negros de punta de Christian Louboutin. 

Por encima de los guantes, la modelo llevaba una pulsera de diamantes, combinada con una gargantilla de Chopard y unos pendientes de flores colgantes.

Incluso el maquillaje era al puro estilo de los años 50, con un delineado negro preciso y un moño recogido en la nuca con ondas a la antigua. 

El vestido le sentaba a la perfección, el largo con la discreta asimetría le daba un toque extra de elegancia y el estilismo era muy glamuroso. 

Sin duda, esta es una de las mejores actuaciones de Bella Hadid.