Grays Papaya, una experiencia de película

El rinconcito newyorquino

MARF

Uno de mis mejores recuerdos de la adolescencia era ir todos los viernes a comer perritos calientes con mi familia en un puesto en el que siempre había buena música y un ambiente muy agradable; pero luego del divorcio de mis padres y una situación económica complicada, esta costumbre pasó a ser solo un recuerdo.

Es por esa razón que para mí esta simple pero deliciosa joya gastronómica tiene un significado que va más allá de una comida rápida para sacarnos de apuros o un plan diferente con amigos.

En cuanto me mudé a New York decidí que por supuesto tenía que probar un hot dog original y aunque son excelentes, no puedo evitar preferir comerlos a la manera que se hace en mi país, bien cargados de muchos ingredientes adicionales.

Pero el punto de esta historia realmente es que en ese tour por tantos y diversos locales de perros calientes, descubrí uno que designé como mi favorito y he ido cientos de veces más: Gray’s Papaya.

Sí, ya sé que no es una sorpresa porque son los más populares de New York, tanto que han aparecido en películas, series de televisión y es el punto favorito para comer hot dogs de algunas celebridades.

La verdad es que no solo quedé fascinada con sus productos en sí, sino por el hecho de tener los mejores precios de la ciudad y además, la diferencia de usar salchichas asadas para resaltar el sabor, en lugar de hervidas.

Y como si fuera poco, Gray’s Papaya también ofrece opciones de desayuno y sándwiches exquisitos que puedes acompañar con un café o alguna bebida tropical.

Estos perritos calientes podrán ser muy distintos a los venezolanos, pero definitivamente se ganaron un lugar en mi corazón y mi estómago.

IG: @grayspapayanyc