«How I Learned to Drive» bien merece un aventón al teatro

El rinconcito newyorquino

Bueno, amigos, me emocioné con esto de las obras de teatro y descubrí otras que me causaron mucha curiosidad, así que hoy y los próximo dos días estaré hablándoles de algunas ellas.

Comenzaré con How I Learned to Drive, una obra de la dramaturga estadounidense Paula Voguel, estrenada en 1997 y galardonada con el Premio Pullitzer de Drama.

La historia sigue a Lil’ Bit y su tío Peck, quienes mantienen una relación sexual abusiva durante la adolescencia de la chica.

Con saltos en el tiempo, se van presentando las distintas escenas que en su mayoría, son encuentros entre los protagonistas que pueden resultar tan incómodos para el público como para la joven Lil’ Bit.

La obra se centra en el abuso sexual infantil y recurre a metáforas sobre la conducción para explicar los distintos pasos que conllevan a ello.

Al igual que la obra anterior de la que les hablé, How I Learned to Drive nos introduce en uno de los temas más tocados en los debates actuales y parece ser una forma sutil de llamar a tomar conciencia y acción al respecto.

Creo que esta obra es imperdible y otro motivo para yo adentrarme más en el mundo de los espectáculos sobre las tablas. 

Ya les contaré con detalles mis opiniones y conclusiones al respecto.