Premiadas impactantes fotografías de vida silvestre

Espectáculo

La fotógrafa de National Geographic, Kirsten Luce, ganó el premio a Imagen Única de Fotoperiodismo, que otorga el Museo de Historia Natural de Londres, por su fotografía de un oso polar cautivo actuando en un circo ambulante ruso.

Luce, quien es colaboradora del New York Times, capturó la imagen del oso polar mientras documentaba el entretenimiento de la vida silvestre cautiva en Rusia como parte de una investigación global sobre el turismo de vida silvestre para National Geographic en el 2019.

El 3 de noviembre del 2018, la fotógrafa vio a cuatro osos polares con bozal realizar un acto de circo sobre hielo mientras sus entrenadores los controlaban con varillas de metal. Atraparon pelotas de baloncesto, fingieron tocar instrumentos musicales con las patas traseras y bailaron en el salón. Entre los trucos, rodaban sobre el hielo, rascándolo y lamiendo, aprovechando unos minutos de contacto.

Si bien obtener esta toma no implicó la configuración minuciosa de las cámaras trampa o meses de espera, tenía sus propios obstáculos.

“Mis desafíos para esta toma fueron probablemente muy diferentes a los de los otros fotógrafos de vida salvaje porque estaba sentada en un teatro”, dice Luce. “Habíamos pagado las entradas como cualquier otro miembro de la audiencia y la movilidad era limitada. Tenía que hacer lo mejor que podía mientras filmaba con una lente larga, a través de una red de seguridad azul, en un lugar fijo”.

“Sabía que esta imagen conmocionaría y sorprendería a nuestros lectores porque los osos polares se utilizan con tanta frecuencia como un símbolo icónico de conservación”, asegura Luce. Otras dos imágenes del reportaje de Luce también fueron finalistas en la misma categoría: elefantes posando con turistas en una playa tailandesa y ballenas beluga actuando en un circo ambulante emergente en Rusia.

La esperanza de un tigre siberiano

Por su impresionante fotografía de un tigre siberiano parado sobre sus patas traseras y abrazado a un árbol antiguo, con los ojos cerrados y lo que pareciera ser una sonrisa feliz, el fotógrafo ruso Sergey Gorshkov ganó el premio al mejor Fotógrafo de Vida Silvestre del Año.

La competencia, que cumple 56 años, abarca 17 categorías de fotografía de vida silvestre que incluyen el comportamiento, el fotoperiodismo y los retratos. Este año, el concurso recibió 49.000 entradas de fotógrafos de todo el mundo. El jurado buscaba innovación, habilidad narrativa y técnica. 

Liina Heikkinen, de trece años, de Finlandia, ganó el premio de la Joven Fotógrafa de Vida Silvestre del Año, la otra gran distinción del concurso, por su fotografía de un joven zorro devorando un ganso mientras volaban plumas blancas en medio del frenesí, que capturó en la isla de Lehtisaari en los suburbios de Helsinki.