Fosas comunes de civiles es la huella de Putin en Kiev

Mundo

Los horrores que el ejército ruso dejó a su paso por las destruidas ciudades de Ucrania, comienzan a revelarse, y serán motivo de condena por los Derechos Humanos

Fosa común en Bucha

Una fosa común que contiene los cuerpos de al menos 20 civiles, entre ellos un alcalde y su familia, ha sido descubierta cerca de la capital ucraniana de Kiev, en las últimas pruebas de crímenes de guerra rusos.

El pozo fue descubierto en un bosque cerca de la ciudad de Motyzhyn, a unas 20 millas al oeste de la ciudad de Bucha, donde se ha encontrado otra fosa común, y contiene los cuerpos de la alcaldesa local Olga Sukhenko, quien fue enterrada junto con su esposo e hijo, según el ex embajador de Ucrania en Austria, Olexander Scherba.

El cuerpo de Sukhenko había sido arrojado al pozo excavado apresuradamente junto con al menos otras 19 personas, incluidas familias, algunas de las cuales mostraban signos de tortura. Sukhenko fue encontrada con los dedos y los brazos rotos, según el alcalde de la cercana ciudad de Kopyliv, mientras que un residente de Motyzhyn dijo que los soldados rusos mataron a cualquier funcionario ucraniano que se negara a colaborar.

Habían sido secuestrados

La alcaldesa y su familia habían sido reportadas por otros como secuestradas por rusos el 23 de marzo y llevadas en una dirección desconocida.

Es la segunda fosa común que se descubre a espaldas de las tropas rusas en retirada, después de que se descubriera un pozo de 45 pies que contenía los cuerpos de al menos 57 civiles en Bucha, una ciudad en las afueras de Kiev donde cientos de civiles han sido encontrados muertos.

La tumba había sido excavada en un área cubierta de hierba en la parte trasera de la Iglesia de San Andrés y Pyervozvannoho Todos los Santos en Bucha con Serhii Kaplychnyi, jefe de los servicios de rescate locales, diciendo que al menos 57 civiles habían sido enterrados en el pozo de 45 pies. Otros funcionarios sitúan el total en cerca de 300.

Las imágenes satelitales tomadas el 31 de marzo, mientras las tropas rusas todavía tenían el control de la zona, muestran claramente la existencia de la tumba, lo que demuestra la mentira vendida por Moscú de que fue excavada por las fuerzas ucranianas. La firma satelital Maxar dijo que las imágenes tomadas ya el 10 de marzo muestran lo que parecen ser preparativos para construir el pozo.

Masacre deliberada

Dmytro Kuleba, ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, dijo que las tropas rusas habían instigado una «masacre deliberada» en Bucha y las calificó de «peores que ISIS». Las fotos desde el suelo mostraban cuerpos dejados pudrirse a lo largo de las carreteras, algunos de ellos con las manos atadas, otros apilados encima de los neumáticos de los automóviles como si fueran a quemarse. Los testigos dieron relatos horribles de tortura y violación por parte de los hombres de Putin.

Las imágenes publicadas por el ejército ucraniano mostraron lo que parecía ser una «cámara de tortura» en un edificio utilizado como cuartel por las tropas rusas en Bucha. Los cuerpos de los civiles estaban alineados contra una pared en el sótano, arrodillados, después de haber sido asesinados. Al menos uno había recibido un disparo a través de la rodilla antes de ser asesinado, dijo el ejército.

Los sobrevivientes civiles dijeron que algunos cuerpos dejados en las calles habían sido atropellados por tanques rusos y «aplastados como alfombras de piel de animal». Otros informaron haber visto a soldados matar a tiros a civiles ancianos frente a sus familiares.

El primer ministro Boris Johnson lideró a los líderes mundiales en la condena de la violencia el fin de semana, prometiendo enviar fondos e investigadores especializados a la Corte Penal Internacional en The Hauge para recopilar pruebas para un tribunal