La Ansiedad

La ansiedad

Salud

La ansiedad es una experiencia emocional con la cual  todos estamos familiarizados. Es un fenómeno normal que moviliza las operaciones defensivas del organismo; es base para el aprendizaje, estimula el desarrollo de la personalidad, motiva el logro de metas y contribuye a mantener un elevado nivel de trabajo y de conducta.

Dra. Carmen Marcano

Pero en exceso, la ansiedad es nociva, maladaptativa, compromete la eficacia y conduce a las enfermedades.

La ansiedad o trastornos de ansiedad  son las perturbaciones psiquiátricas más frecuentes. Se caracterizan por miedos excesivos a situaciones que no representan un peligro real, constituyendo  trastornos del neurodesarrollo donde los factores genéticos, de desarrollo de la personalidad, traumas psicológicos severos, se expresan en alteraciones permanentes en los circuitos cerebrales, específicamente en el circuito cerebral del miedo.

Por ello, tendremos síntomas físicos y psicológicos asociados al trastorno de ansiedad.

Los síntomas físicos más frecuentes son: Palpitaciones y taquicardia, sensación de desmayo, sensación de falta de aire, sensación de ahogo, opresión torácica, sudoración y temblor, sensación de frialdad en manos y pies.

Los síntomas psicológicos incluyen las amenazas a la salud mental o intelecto como: Miedo a muerte inminente, miedo a perder el control o volverse loco, parecer como enfermo mental, pérdida de inteligencia. El temor de que no disminuya la angustia por no saberlo manejar.

El tratamiento debe incluir un abordaje farmacológico y psicológico (terapia cognitivo-conductual)

Es muy frecuente una reticencia inicial al tratamiento psicofarmacológico, fundamentada en su mayoría en el desconocimiento del paciente respecto a la medicación y el temor a la dependencia de la toma de éstos medicamentos, o a que le ocasione una excesiva sedación.
En muchos casos, tras lograrse el efecto terapéutico y remitir o desaparecer la sintomatología, el enfermo ya se cree curado y en ocasiones abandona precipitada y bruscamente la medicación. El profesional deberá advertirle de los riesgos inherentes a esta suspensión brusca o prematura.

Dra. Carmen Marcano

Para un debido retiro del medicamento, este deber ser programado por el médico en el momento apropiado y de una forma paulatina. Así mismo el profesional debe insistir en el correcto cumplimiento de las tomas del fármaco como única vía para lograr el deseado efecto terapéutico. Deberá informar también al paciente sobre la posibilidad de recaída en caso del no cumplimiento de la medicación.

El abordaje psicoterapéutico de los trastornos de angustia consiste en eliminar los temores que dan lugar a  los síntomas físicos que el paciente percibe,  suprimir las interpretaciones erróneas de las diferentes sensaciones corporales, y enseñar al paciente a no realizar conductas de evitación respecto a los estímulos que le ocasionan ansiedad.

El  tratamiento combinado (fármacos y psicoterapia) produce un resultado terapéutico inmediato superior al obtenido con un abordaje psicoterapéutico o psicofarmacológico por separado.