¿Cómo detener al dólar?

Columnistas

Juan Eduardo Fernández «Juanete»

Desde que lo conozco nunca ha podido estar tranquilo. Él es así, es parte de su personalidad. A veces está tranqui tomando el sol, cuando de repente le da el ataque y comienza con sus ínfulas de crecimiento, de creerse más que los demás. Y uno por que siente cariño se aguanta muchas cosas, pero ¡Ya está bueno Dólar!, es momento de buscar la manera de mantenerte a raya. 

Quiero aclarar que le había dejado pasar sus retrecherías porque, aunque seguía con sus pataletas, lo hacía de a poco, pero estas últimas semanas el tipo se alebrestó y no quiere dejar títere con cabeza. 

Ojo, a mí no es que me afecte el alza del dólar, porque ya entendí desde hace tiempo que Dios me envió al mundo para que sea pobre, pero me molesta que este tipo no piensa en el prójimo, solo se deja llevar por su soberbia y su deseo de ser cada vez más grande.

Por esta razón, quiero compartir tres alternativas que podemos aplicar para detener no solo al dólar sino a cualquier otra “monedita emergente” que quiera acabar con la tranquilidad de los seres humanos:

La congelación

Como se imaginarán no soy un experto en criogenia, pero por lo que dicen los rumores a Walt Disney le ha funcionado bastante bien. ¿Qué es la criogenia? El termino viene del griego kryos que significa frío o congelado. Y esta técnica consiste en congelar un organismo vivo para preservarlo, es decir detenerlo en el tiempo y el espacio (no envejece, es decir no crece) 

Y usted dirá ¿Pero el dólar es un organismo vivo? ¡Obviamente! Es un ente que no deja de crecer. Así que, para detener su alza, lo mejor es tomar los dólares que están bajo el colchón, enrollarlos, ponerlos dentro de un tarro de helado y meterlos en el congelador de la nevera/heladera. 

El viaje en el tiempo

Otra alternativa que le permitirá a usted amigo lector, que la suba del dólar no le perjudique es construir o alquilar una máquina del tiempo. 

Creo que en el libro de H.G. Wells “La máquina del tiempo” le explican cómo hacer una. Ahora bien, si cuenta con el dinero, puede contratar los servicios del Doctor Emmett Brown, quien por un módico precio puede viajar a 1970 comprarle dólares y traerlos a 2022. Nota: Es posible que los dólares que le traigan de los 70 sean de cara chica, pero según los bancos “valen lo mismo que los dólares de cara grande” … allá usted si le quiere creer a los bancos. 

No actualizar la web

Por último, pero no menos importante está lo que llamo “la paralización tecnológica” esta es para mí, la más fácil de lograr: Acá solo tiene que ir a la página web dónde consulta el precio del dólar diariamente y no actualizarla nunca. Esto permite que el precio se mantenga inamovible por mucho tiempo. Esta técnica es infalible porque usted es quien tiene el poder de detenerlo.

Con estas 3 recetas económicas le garantizo que volverá el equilibrio a los mercados, por lo que le diría al comité del Premio Nobel que no sigan buscando: Mándenme la medalla y el diploma. En cuanto al dinero, déjenlo allá porque en lo que toque América Latina me lo van a querer convertir a pesos y ahí salimos perdiendo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.